La Audio-Bomba de Patricia (y Ángel Víctor...)

Lo que tal vez más de uno/a no recuerde es que la hoy alcaldesa de Santa Cruz, Patricia Hernández, experta en activar Audio Bombas-Lapa, es también Diputada en el Parlamento. Si prospera la moción de censura, tiene asegurado un sillón bien remunerado de 4.500 euros/mes aproximadamente. Y ésa es la opción que probablemente, quien manda, (el Presi Ángel Víctor...), baraja ahora mismo para mandarla a la nevera un tiempo.

Y es que, en su propio partido, se preguntan, vista la que está liada en Santa Cruz: ¿Qué va a hacer con Patricia Hernández, el Secretario General del PSOE en Canarias Ángel Víctor Torres? Es lo que (salvo el equipo médico habitual), se pregunta todo el mundo. Obviamente el presidente del Gobierno, un buen tipo, y conocido como el “extintor”, sabe que no puede mirar para otro lado, que es lo que le gustaría. En la Sede de Ferraz, ya están al tanto del audio paquete-regalo, que ha sentado como garbanzas compuestas, al calor del mes de agosto.

Los audios de Patricia, desvelados ayer por la cadena SER, hablando cosas muy feas (por decirlo de alguna manera) de la concejal Evelyn Alonso, son tan evidentes que, decir que fue “una conversación de ámbito privado sacada de contexto” es como tirar del manual de uso de una lavadora a ver cómo funciona...Un histórico dirigente socialista, avergonzado, me comentaba anoche, textualmente: “menos mal que esto ocurre en Canarias y no en Madrid o Andalucía, hay 2000 km de por medio. Se nota que vamos a una marcha menos, allí, ya habrían exigido una dimisión inmediata...”.

¿Qué va a hacer el Presi Ángel Víctor o el PSOE de Tenerife? Buena pregunta. Ahora tienen una bomba-lapa activada y muy jodida (perdonen la expresión...) de desactivar. Para ésta, no valdrá su hasta ahora eficiente extintor, ni un parque de bomberos completo. Una cosa es el debate político, otra el ataque personal y macarrero. “A la nevera, presidente...a la nevera, y sin ruido, que esto huele a quemado...” le decían ayer sus asesores a Ángel Víctor, quien, de reojo, miraba a un tutorial en internet, de cómo fabricar un buen cortafuegos.