Clavada

No fue una nueva vuelta de tuerca a la moción de censura en Santa Cruz. No fue que alguna de las Flores del Presi Ángel Víctor, en el Pacto de Gobierno, se marchitara (más bien hay una que está bien cabreada), y tampoco un tweet de Pablo Iglesias diciendo que va a sentarse con VOX a negociar sobre el sexo de los Ángeles. No, el terremoto fue Hacienda, ayer, a primera hora de la mañana.

Llegó la buena noticia. El Fisco “clavó” el primer pago de la Declaración de la Renta. Fue una especie de atraco traicionero perpetrado de madrugada y con premeditación. El dinero, previsto o no para tal menester, se evaporó en un segundo de millones de cuentas de españolitos, cuyo único pecado fue trabajar, ahorrar, o vender una propiedad. 

Hacienda, ayer, dejó tantas cuentas en rojo, que lo de “internado sangriento” parecía una broma. Y pobre del que no se acordó de tener el dinero listo, porque ahora tendrá que ir al Fisco a arreglar y de allí, se sabe cómo se entra, pero nunca cómo se sale. Es increíble, el único impuesto cuyo pago no se ha aplazado por el asunto del Covid-19, ha sido la Renta.

Está claro, de algún lugar había que sacar la pasta para pagar todos los préstamos, ayudas, ingresos mínimos etc. Lo triste es que siempre sale de los mismos bolsillos. Y hay algo que, por obvio, no deja de ser obvio. Los que tenemos la suerte de trabajar, con más sueldo o menos, ya tenemos en nuestras nóminas una puñalada cada mes, para pagar una excelente Sanidad, una maravillosa Educación o unas dignas Pensiones...

Pero una vez al año, volvemos a pasar por caja, para que Hacienda, cual camión-escoba, nos vuelva a chupar la sangre si hemos vendido una casa, si hemos ganado algo más o si nos tocó la lotería. ¿Vende usted la casa que le dejó su padre o que compró con privaciones? Clavada... ¿Le dejaron una herencia...? Clavada... ¿Consiguió un trabajito por las tardes para llegar a fin de mes? Clavada...

Ojo a quien utilice en La Gomera la App experimental para detectar el Virus, igual Hacienda también les cobra. Bromas aparte, lo de ayer fue un drama, simplemente porque el Virus no dejó tocados y Hacienda nos ha rematado, dejándonos el amargo sabor de que, todos los años, pagamos dos veces por lo mismo.