Canarias, destino seguro...

Mientras caminaba por una localidad turística del sur de Tenerife, escrutaba las miradas de los pocos turistas que estaban en playa y terrazas. Digería la decisión repentina y nefasta del Gobierno Británico: poner en cuarentena a los turistas que regresaran de España y así llevar a los turoperadores a cancelar vacaciones y vuelos. Una hecatombe, cuando comenzábamos a levantar cabeza...

Para un tipo de Cuenca no significará mucho, para nosotros es llenar nuestra despensa, pagar la hipoteca...es nuestra vida. Luego vino la “marcha atrás”: Canarias exceptuada de la medida, TUI (principal turoperador) mantiene “in extremis” sus vuelos con las islas y el Gobierno canario, con la consejería de Turismo, dejándose la piel y haciendo malabares de relaciones diplomáticas para convencer a la Corte del Rey Arturo, de que somos un lugar seguro.

No llegamos a 6 contagios por cada 100.000 habitantes, pero vaya usted a explicárselo a los grandes turoperadores y a los miles de turistas que ven la marca España. Efectivamente, nos vale más la pena ir por la vida con una marca propia: Canarias. Incluso ahora, si respondemos a la confianza de los Turoperadores y creamos ese “corredor seguro” por el que clama al cielo el Presi Ángel Víctor, podemos ganar la batalla.

Solución: el "Corredor Seguro"

Es triste decirlo así, pero cada uno ahora va a salvar su propio trasero. Turistas que no vayan a otro lugar, por no ser seguro, vendrán aquí. Es feo, lo sé, pero ya ha ocurrido y batimos el récord en llegadas con 16 millones de visitantes o es que ¿nadie se acuerda ya del terror de los atentados yihadistas en países emergentes y el desvío de turistas a Canarias?

Lo siento, primero están nuestras familias y necesitamos cientos de miles de imágenes, como las que pude ver este fin de semana: turistas felices, llegando a los hoteles y entrando por la puerta. Empleados y transeúntes les aplaudían al grito de “¡vengan más por favor, los vamos a cuidar!”

La Política no entiende mucho de solidaridad y las cifras británicas de contagios son muy superiores a las españolas. Los duros ataques recibidos por Boris Johnson por su manejo de la crisis, han llevado al Gobierno a extremar controles y retrasar la desescalada. Esa crisis política, que no es nuestra, nos puede llevar por delante. No demos la más mínima oportunidad. No se trata de asustar, es la cruda realidad de que nos estamos jugando nuestro futuro.