¿Y mi paga qué?...

A ver cómo lo arregla el nuevo Consejero de Sanidad, Blas Trujillo, que dentro de poco será conocido como el “extintor”. Tiene que tratarse de un error. El equipo saliente de Sanidad (el del exconsejero Julio Pérez) dejó pensado un plan: invertir casi 19 millones de euros en una paga extra, que no llegará (entre otros) a celadores, enfermeros de centros de salud o cocineros. Casi la mitad de la plantilla estará (según la propuesta inicial) excluida del incentivo por estar en primera línea de la lucha contra el Covid-19.

Julio Pérez y Blas "El Extintor"

Celadores que llevaron y sacaron a pacientes del interior del servicio de Urgencias (muchas veces sin protección adecuada), enfermeros de atención primaria (centros de salud) donde llegaban enfermos con síntomas, o personal de limpieza e incluso los cocineros que tuvieron que desinfectar utensilios de cocina que llegaban desde Urgencias. ¿Cuál es el criterio? ¿Se cobra por estar más (o menos) expuesto al virus mortal?

Muy feo, sobre todo porque nadie debe decidir o juzgar lo expuesto que puede haber estado un trabajador. No sé... que pregunten a sus familias. No vale con pagarles a unos, y a otros decirles que se cojan algún día libre (es lo que dice el borrador) o que se les compensará de otra manera. Ha sido un espantoso ridículo sentarse en una mesa con los sindicatos y trasladarles esta propuesta. Sindicatos que se miraron unos a otros pensando que los tipos de enfrente estaban de coña...

Considero a Julio Pérez y a su exviceconsejero, Antonio Olivera, tipos inteligentes. Y entiendo que esta machangada se arreglará porque... de acuerdo que es el trabajo por el que les pagan. Nadie les puso una pistola en el pecho. Pero si es cuestión de premiar el esfuerzo y no hay una paga extra para todos, que no la den a nadie, porque dar caramelos a unos, y leche de cacharro a otros, es reírse de personas que se han jugado el pellejo por nosotros. Puestos a pagarles algo (con el dinero de todos), no se puede ser miserable.