Asaga Canarias alerta de los riesgos de no contar con recursos híbridos idóneos que mitiguen las sequías

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga Canarias Asaja) muestra su preocupación por el efecto que las altas temperaturas están teniendo sobre los cultivos de papas en Vilaflor. 
"La combinación de altas temperaturas con humedades relativas bajas ha provocado que los cultivos de esta zona se hayan amarilleado, lo que provocará que estas plantaciones que fueron sembradas entre julio y agosto vean afectado su proceso de tuberización", explican. 
Añaden que es en este momento cuando el tubérculo comienza su desarrollo, "por lo que la futura cosecha podría verse afectada en cantidad y en calidad al disminuirse los calibres previstos".

"La combinación de altas temperaturas con humedades relativas bajas ha provocado que los cultivos de esta zona se hayan amarilleado, lo que provocará que estas plantaciones que fueron sembradas entre julio y agosto vean afectado su proceso de tuberización"

"En relación al viñedo que ya ha venido sufriendo el efecto de la sequía a lo largo del año, las altas temperaturas están provocando que la planta se debilite y que disminuya la acumulación de reservas para la próxima campaña, lo que podría influir en la futura vendimia", detallan desde Asaga.

Las desaladoras
"Hay que señalar las medianías viene sufriendo importantes carencias de aguas en los últimos veranos, lo que complica el desarrollo de los cultivos en estas zonas. Por ello Asaga Canarias Asaja insta a que los municipios de las zonas costeras se abastezcan de agua industrial procedente de las desaladoras y que de esta forma se libere agua de pozos y galerías en las zonas de las medianías. 
Además desde la organización agraria se solicita que se busquen fórmulas que permitan mejorar los recursos hídricos como podrían ser los tomaderos en los barrancos", alertan.
 
Para la presidenta de esta organización profesional agraria, Ángela Delgado "es necesario que todas las depuradoras que se construyan en el futuro estén dotadas de estaciones de bombeo que permitan elevar el agua hasta aquellos municipios de medianías, donde más abundan los cultivos hortofrutícolas, frutales y viña, con deficiencias hídricas".
Delgado advierte que en los periodos de sequía, como los que hemos padecido en los últimos años y ante el descenso del nivel de las balsas por la falta de precipitaciones, los agricultores no cuentan con alternativas para regar sus cultivos, poniendo en peligro su economía y el desarrollo del sector.

La escasez de agua, preocupación constante

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias ya solicitaba medidas urgentes para paliar la sequía desde el pasado mayo. La escasez del agua de riego en el sur de la Isla y el estudio de las medidas correctoras son, de hecho, demandas constantes del sector, que califica la situación de "grave y preocupante", dada la falta de lluvias durante el año.

Las balsas de Tenerife estaban, hace tan solo seis meses, prácticamente a la mitad de su capacidad (54%). Cuando llegan a este nivel, esto implica que solo se dispone de 2,5 millones de metros cúbicos de agua de riego, lo que "afecta notablemente a la agricultura".

Asaga solicita la participación e implicación tanto del sector como de las administraciones públicas, para poner en marcha soluciones que resuelvan esta problemática". De lo contrario, "estaremos poniendo en riesgo las producciones de papa, viña, plátanos y hortícolas, los más perjudicados en estos momentos por la falta de agua, pero también estaremos frenando el futuro de quienes se dedican a esta actividad que, no nos olvidemos, es la que abastece a Canarias de alimentos frescos", declaraba su presidenta, Ángela Delgado.

Noticias AtlánticoHoy recomendadas: