Artistas y censura

La recién edición de ARCOMadrid 2018, se cierra realizando un valoración positiva a nivel económico, aumentando entre 15% y 20% las ventas de obras de arte  con respecto a las ediciones anteriores, pero dejando este dato de crecimiento de lado, para centrarnos en la polémica censura de la obra de Santiago Sierra, titulada Presos políticos en la España contemporánea, que expuso la reconocida galería Helva de Alvear en el pabellón de Ifema.

Historicamente, la provocación es utilizada como medio para dar notoriedad a la creación, recordemos obras como  El origen del mundo de Gustave Courbet, o La Fuente, de Marcel Duchamp, piezas relevantes dentro del la historia del arte internacional de los siglos XIX y XX,  y que en la actualidad son entendidos como iconos artísticos de esta disciplina. 
Desafortunadamente, seguimos censurando la creación y el talento de los creadores. Existe una cierta protección de la exposición en el ámbito publico que aún no se ha superado, teniendo en cuenta el carácter moderno y tolerante de una sociedad plural. 
Hace tres años tuve la oportunidad de entrevistar a  Carlos Astiárraga,  comisario de una de las ultimas exposiciones del recientemente fallecido artista Juan Hidalgo, que se celebró en dos instituciones públicas en Canarias.  Pongo así en relación este tema de actualidad con estas breves cuestiones que le planteé:
¿A qué tipo de público se dirige Desde Ayacata 1997-2009. Juan Hidalgo? ¿Qué perfil supone un reto?
( C. A)  Esta exposición no busca un perfil concreto. Está dirigida al público interesado en arte contemporáneo en general. Una de las principales motivaciones del artista es que el público tenga la última palabra ante cada una de las piezas que observan, que den rienda suelta a su imaginación. Pero nuestro reto con esta muestra es que el público no acostumbrado a este tipo de manifestaciones artísticas asista a esta exposición y experimente con el arte. Es curioso, pero en algunas de las sedes coproductoras de la exposición se practicó la autocensura, adoptando medidas extremas para preservar el contenido sexual de la muestra, como fue el caso de TEA y del CAAM. Al margen de las citadas diferencias con estos centros por el tratamiento del tema de la muestra, debemos estar agradecidos y orgullosos por el trabajo realizado y por las visitas recibidas.
¿Qué opinión merece en la sociedad actual los debates en torno a la identidad de género, la representaciones objetuales relacionadas con el sexo, etc? ¿Considera que en la actualidad existen suficientes comisarios e instituciones culturales que apoyen esta tendencia? 
(C.A) Si son suficientes no lo sé, pero lo que sí dejo claro es que cada vez más existen más artistas y más comisarios que trabajan los temas de identidad de género, etc. En el caso de Juan Hidalgo, podemos resaltar que aborda estas cuestiones de manera global, no de forma más específica como si lo hacen otros creadores. Además, las instituciones culturales también apoyan esta tendencia, tales como el MUSAC, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León o el MACBA, Museu d`Art Contemporani de Barcelona entre otros a destacar.