Arte y moda en los museos españoles

Exposiciones de gran formato de modistas consagrados de ayer y de hoy quieren avalar el maridaje de arte e industria que hay en las más exquisitas creaciones de costura

La idea de las muestras de moda acogidas dentro de prestigiosos museos fue iniciada por la museología italiana, exposiciones que partían de la seriedad de los criterios expositivos , distinguiéndose en estos primeros reconocimientos a la moda que se querían resaltar: al modista, al diseñador, al traje, los tejidos etc. Si aplicamos estrictamente esta imagen del museo abierto sobre la sociedad, veremos que este destacado papel desempeñado es completamente compatible con la pareja de hecho formada por arte y moda que proponen las ultimas exposiciones temporales mostradas en los museos, fundaciones, e instituciones españolas. 
Los cambios sociales, tecnológicos y culturales han derivado que en los últimos años la moda haya entrado en los museos por su propio pie. Exposiciones de gran formato de modistas consagrados de ayer y de hoy quieren avalar el maridaje de arte e industria que hay en las más exquisitas creaciones de costura. Por tanto, el centro privilegiado, accesible, abierto a todo tipo de público capaz de acoger a dichas exposiciones temporales, no es otro que el museo, quien gracias a estas exposiciones temporales de moda cuenta con la rentabilidad socio-cultural que ha de poseer un museo actual, en donde se debe transmitir la cultural aunque para ello haya que recurrir a grandes dosis de espectáculo ( característica que poseen de manera intrínseca todas y cada una de las exposiciones de moda). 
Si aplicamos estrictamente esta imagen del Museo abierto sobre la sociedad, veremos que este destacado papel desempeñado es completamente compatible con la pareja de hecho formada por arte y moda que proponen las ultimas exposiciones temporales mostradas en los museos, fundaciones, e instituciones españolas.
El reconocimiento internacional alcanzado por el diseñador español Cristóbal Balenciaga le haría ser receptor del honor de contar con diversas exposiciones en su honor a nivel internacional como la celebrada en 1973 en Metropolitan Museum de Nueva York, y en 1987 en la Fundación de la Moda de Tokio entre las innumerables exposiciones a celebrar fuera de España. También en este país ponemos de manifiesto la exposición sobre su arte mostrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1974 y la del Museo de Arte Contemporáneo de Madrid un año más tarde, el Instituto Valenciano de Arte Contemporáneo, en el Museo Nacional de Escultura en Valladolid. Fue el primer diseñador en entrar en los museos y el único con su colección expuesta al público en un museo construido en Getaria, en el Museo Balenciaga un museo de nueva creación del año 2008, en donde se potencian actividades relacionadas con la naturaleza del museo y donde se acogen desfiles de moda de gran relevancia para la moda española. 

La moda es mucho más que un fenómeno social

Otra de las exposiciones de fotografía moda que tuvo gran relevancia y difusión en Madrid, fue la inaugurada en 2011 en el Museo Thyssen-Bornemisza de Mario Testino, bajo el titulo “Todo o nada”. Considerado el número uno de los fotógrafos de moda en el mundo, en opinión de Guillermo Solana, director artístico del museo, Testino reivindica con esta exposición a partir de 54 fotografías la importancia de la fotografía de moda que ha sido vista durante muchos años como algo superfluo. 
Destacada también fue la exposición del “Arte de Cartier” organizada también en el Museo Thyssen Bornemisza, y clausurada en febrero del presente año. Cerca de 400 piezas de la mítica firma de joyería francesa compuso una extraordinaria exposición que contó con dos préstamos privados, uno del Palacio de Mónaco y otro de la Casa Real Española.

En definiva, la moda es mucho más que un fenómeno social, que ha sido objeto de particular atención por disciplinas como la sociología o la antropología. La moda es cultura y es arte y, precisamente, esta dimensión artística la ha llevado a ocupar un lugar en los museos.