¿ Arrendarías tu colección de obras de arte?

Dotar de personalidad a los espacios de trabajo, a través del arrendamiento de obras de arte, se ha convertido en una alternativa a la forma de adquisición habitual, como es la compra de estos bienes muebles. En este sentido, desde la consultoría de arte que dirijo, ofrecemos piezas a empresas cuyo interés es transmitir valores y sensibilidad a través del arte, sin invertir grandes cantidades de dinero y con el animo de cambiar sus colecciones cada cierto tiempo.

En este sentido, el alquiler de cuatro o cinco piezas al mes oscilarian los 500 euros. Lo que puede venir a ser el 3'5 % mensual de la obra alquilada, una cantidad que se puede deducir fiscalmente como gasto, incluyendo seguro. Por tanto, esta opción permite cambiar a estética de la empresa cada seis u ocho meses, y adquiriendo una imagen de empresa sofisticada y con conciencia artística.
Además, debemos destacar como mencionamos anteriormente que destinar una obra a alquiler tiene implicaciones contables y tributarias particulares. Al destinarse la pieza a alquiler, la pieza contribuye a la generación de ingresos durante el tiempo correspondiente de arrendamiento, por lo que deberá registrarse como inmovilizado. No obstante, se valora la opción a compra. Si la pieza se adquiere, se deduce del precio de venta el 50% del alquiler pagado hasta la fecha. 
Por norma general, los artistas seleccionados por las empresas, se caracterizan por ser artistas emergentes, cuyas piezas tienen un valor de mercado entre 1.500 y 6.000 euros cada, aunque existen algunas piezas de valor económico superior. En este sentido, destacamos numerosas empresas que no solo a nivel nacional, sino regional, apuestan por esta opción financiera, así como por la adquisición de valor artísticos en emergencia, otorgando un valor innovador a sus instalaciones, generando así un ambiente amable y acogedor. 
El arte generador de negocio