Argentina registra 2.208 casos de COVID-19 y 95 fallecidos

El número de fallecidos por COVID-19 en Argentina ascendió este domingo a 95, tras registrarse cinco nuevas muertes, y el número de contagios subió a 2.208, según informaron las autoridades sanitarias.

El presidente, Alberto Fernández, estimó esta noche que el pico de contagios podría registrarse de forma más lenta por efecto de la cuarentena y pidió cumplir con el aislamiento social obligatorio decretado porque "no hay que desperdiciar todo en dos minutos". 

"Ni por casualidad está resuelto el problema, pero si seguimos cumpliendo la cuarentena seguiremos amesetando el ritmo de contagio", declaró en una entrevista con el canal Telefé de Buenos Aires.
El Ministerio de Salud precisó esta noche que fallecieron dos mujeres, de 67 y 77 años, y un hombre de 90 en la provincia de Buenos Aires; además de un hombre de 80 años en la provincia de Córdoba y otro de 64 en la capital argentina.
Por otro lado, se detectaron 66 nuevos casos de coronavirus, por lo que el total llegó a 2.208, más de la mitad de ellos concentrados en la capital y en la provincia de Buenos Aires. 
El Gobierno argentino decidió extender a partir de mañana lunes por dos semanas más la cuarentena obligatoria -que debía culminar este domingo- para "aletargar la velocidad de contagio" y permitir que el sistema sanitario pueda atender a las personas que necesiten atención, según explicó Fernández. 

Además, el Ministerio de Transporte anunció este domingo nuevas recomendaciones para prevenir la propagación del virus y aconsejó "reducir al mínimo e indispensable el uso" de ómnibus y trenes urbanos porque estos "podrían convertirse en un foco de contagio".

Las autoridades solicitaron a empresas y comercios la instrumentación de horarios laborales escalonados en el ingreso como en la salida en las actividades exceptuadas del aislamiento social, preventivo y obligatorio para poder evitar las aglomeraciones en el transporte urbano. 
En el caso de la capital, se estableció el uso obligatorio de elementos de protección que cubran nariz, boca y mentón para ingresar o permanecer en locales comerciales, en dependencias de atención al público y en medios de transporte público, de la misma manera que se recomendó también su uso en cualquier otro ámbito.