Alimentos y hábitos inteligentes para mejorar la memoria

Diversas investigaciones científicas predicen que, en un período de 30 años, unos 114 millones de personas padecerán algún tipo de enfermedad neurodegenerativa, como es el caso del alzhéimer. Con el fin de prevenir estas enfermedades, es conveniente ingerir en nuestro día a día, alimentos que favorezcan nuestra actividad intelectual y nuestro rendimiento cerebral.

El consumo de ciertos alimentos, ingeridos de manera inteligente, contribuirán a prevenir, retrasar e incluso revertir las enfermedades neurodegenerativas, tal y como afirman los expertos. No obstante, cabe destacar que en todo ello también tiene una influencia directa la genética que posea cada persona.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/2/26/12/URPQZXOK0UYZKKYKJJI1YG0U81RWMRT7/TXVCSIOE02X6DTZ9.PNG

Arándanos | PIXABAY

Seis alimentos para mejorar la memoria

En el caso del cerebro ocurre como en el caso de los coches, pues necesita la gasolina adecuada para funcionar de la manera más óptima. De entre los alimentos estrella para mejorar el rendimiento intelectual, favorecer a la memoria y prevenir enfermedades neurodegenerativas, se encuentran los siguientes:
  1. Nueces: existen alimentos en la naturaleza que tienen una apariencia similar a ciertos órganos, como es el caso de las nueces, cuyo relieve recuerda al del cerebro. Por consiguiente, este alimento constituye uno de los alimentos estrella a la hora de favorecer al mismo, pues contiene ácidos grasos omega-3, que son imprescindibles para el buen estado de las membranas neuronales y de las conexiones entre células cerebrales.
  2. Remolacha: la remolacha favorece, de manera directa, al ritmo cardíaco, a la salud del corazón y al riego sanguíneo, lo cual resulta esencial para la correcta oxigenación de cada célula del cerebro y para la obtención de nutrientes de la manera adecuada.
  3. Pescado: cuando se trata de favorecer a la memoria, el pescado siempre ha sido uno de los alimentos estrella. Para tal fin, conviene ingerir pescados azules, por su alto grado en ácidos omega-3, los cuales resultan indispensables para el correcto funcionamiento del cerebro, tales como el salmón, las sardinas, las caballas o el arenque.
  4. Arándanos: el consumo de este fruto rojo aumenta el nacimiento de nuevas células cerebrales en el hipocampo, que es el área del cerebro responsable de la memoria, así como una de las pocas áreas que reemplaza de manera constante las neuronas.
  5. Crucíferas: esta familia de alimentos, que contiene alimentos como las coles, el brócoli, la coliflor y el nabo, contribuye a mejorar la salud del cerebro en su conjunto. Asimismo, destacan por tener propiedades anticancerígenas. 
  6. Cúrcuma: esta especia de color anaranjado originaria del suroeste de la India, destaca por tener un alto potencial neuroprotector, así como por mejorar la memoria, el rendimiento intelectual y el estado de ánimo.
Buenos hábitos que contribuyen a mejorar la memoria 
Además de incluir en nuestra dieta diaria aquellos alimentos que favorezcan nuestra memoria y nuestro rendimiento intelectual, podemos adoptar ciertos hábitos que también nos ayudarán a alcanzar dichos objetivos, tales como los siguientes:
  • Realización de actividad física: el hacer deporte de manera regular contribuye a la correcta circulación de la sangre, así como a la correcta oxigenación del cerebro. Se puede realizar una actividad fácil y sencilla como caminar 30 minutos, hasta deportes más exigentes y demandantes como puede ser el caso de las artes marciales.  
  • Evitar el estrés: el sometimiento a períodos prolongados y constantes de estrés, puede contribuir al deterioro progresivo de las células cerebrales, lo que afectará a la memoria. Por consiguiente, es conveniente determinar cuáles son las fuentes de estrés principales que se encuentran presentes en nuestra vida para intentar disminuirlo y realizar actividades como yoga o meditación para contrarrestarlo, en la medida de lo posible.
  • Leer: la lectura favorece a la memoria, al desarrollo de un vocabulario más amplio, al desarrollo de nuestra imaginación, así como a mantener la actividad cerebral activa y en forma. Por estos motivos, se recomienda practicar la lectura en todas las edades, pero principalmente en personas de edad avanzada.
  • Relacionarse: el ser humano es un ser social y, por consiguiente, le viene muy bien el desarrollo y el fomento de sus actividades sociales, con diferentes grupos de personas, tales como familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.
  • Descanso: el dormir las horas necesarias diariamente, el descansar la mente y el tener ratos para uno mismo de manera individual, resultan a su vez esenciales para el correcto descanso de la mente y para su correcto funcionamiento.
En conclusión, si se incluyen diariamente alimentos saludables en nuestra dieta diaria que favorezcan a la memoria, unido a la implementación de unos correctos hábitos y rutinas diarias, como evitar el estrés y descansar el número de horas necesarias, se mejorará el rendimiento intelectual en su conjunto y se podrán prevenir diversas enfermedades neurogenerativas.