Alimentos antigripales naturales

Diversos alimentos como la cebolla, el ajo y las legumbres, ayudan a aumentar las defensas del organismo de manera natural, por lo que actúan como antigripales, según un estudio del Instituto Tecnológico Agroalimentario AINIA. Dicho estudio también otorga propiedades antigripales a otros alimentos como es el caso de la remolacha, el brócoli, las coles de Bruselas y los cereales integrales
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/1/29/9/O26A4S47CVU9S8AQQIV4RFDVJI6JH1HX/JIRJGL645UF6HCXK.PNG
Cebolla roja, alimento antigripal natural | PIXABAY

Estos alimentos tienen múltiples propiedades antivirales, lo que ayuda a aumentar las defensas del organismo de manera natural, según los nutricionistas de AINIA, los que a su vez destacan que una dieta saludable y equilibrada que contenga todos los nutrientes, ayuda al organismo a estar preparado para “prevenir y combatir” una gripe o un resfriado.
En este sentido, es necesario tener una alimentación saludable a lo largo de todo el año, pero especialmente durante las estaciones de otoño e invierno, que es cuando el número de afectados por gripes, catarros, resfriados e infecciones respiratorias aumenta de manera considerable. Las mismas tienen especial incidencia en niños entre 5 y 14 años, así como en las personas que superan los 64 años.
La alimentación adecuada también contribuye a combatir los síntomas de estas infecciones, principalmente propias del otoño y del invierno, las cuales se pueden reducir con el consumo de productos que contengan propiedades antioxidantes. Estas propiedades permiten reducir las toxinas provocadas por la infección, fortalecer el sistema inmune, así como reducir el tiempo del resfriado o de la gripe, en caso de haberlos contraído.
De entre los alimentos ricos en propiedades antioxidantes que se recomienda consumir, se encuentran los ricos en vitamina C, tales como los cítricos (limones, naranjas y pomelos); las verduras de hoja verde oscuro (brócoli, kale, coles de Bruselas); así como los alimentos ricos en vitamina A, como es el caso de la zanahoria.

Por otro lado, la ingesta de líquidos constituye una práctica muy importante en estos casos, ya que contribuye a evitar la deshidratación, a la eliminación de los virus existentes y a la disminución de las toxinas. Los líquidos más recomendados son el agua en su forma natural o en infusión (tomillo, romero, orégano), así como los caldos de verduras, de pescado o pollo o incluso el caldo de miso japonés.

Con la incorporación de muchos de estos alimentos a nuestra dieta diaria, manteniendo siempre una alimentación equilibrada y teniendo los hábitos adecuados de ejercicio y sueño, se conseguirá mejorar las defensas de manera natural, con el fin de prevenir y combatir los efectos y los síntomas catarrales y gripales, tal y como afirman los expertos de AINIA.