Alcalá, el sur intenso de Tenerife

Alcalá es mucho más que calor, es simplemente pura vida.

Perteneciente al municipio de Guía de Isora, donde dicen que están los mejores hoteles de lujo de todo Tenerife se encuentra en un rincón rezagado el pueblo costero situado a casi doce kilómetros de su casco municipal.
Caminar por su costa, disfrutar del océano en todo su esplendor y sus vistas, son quizás el mayor atractivo de la zona, y por qué no, también el encanto que rodea al pueblo.
Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA
Un pueblo cuyo origen se ha regido y construido a base de la pesca, uno de los sectores primarios y más fundamentales por los que se sustentaban hasta hace relativamente pocos años muchos de los pueblos sureños de la isla tinerfeña.
Pero quizás sean sus locales lo que hacen tan característica a Alcalá, sus lugareños son gente humilde que vive la vida sin esperar nada a cambio, sé que disfrutan de los pequeños detalles de la vida e incluso sienten que la llegada de los turistas son un potencial y un valor clave para la economía del municipio.
Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA

Tal es así, que muchos se han adaptado a la pequeña escala que supone alojar a gente extranjera y todo lo que ello conlleva.
Para mí, es impresionante saber y descubrir como este pequeño pueblo es capaz de representar y salvaguardar la esencia de esos pueblos "de siempre", con sus casas terreras, las palmeras milenarias que generación tras generación siguen intactas y el romper de las olas en la dura roca.
Una de las cosas que más me gustan de la adaptación del pueblo a las nuevas corrientes turísticas es la incorporación del paseo marítimo que nos permite ver el azul intenso del océano, la isla de La Gomera y a sus locales estar sentados disfrutando de las jornadas que pasan.
Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA

Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA

Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA

Otra de las cosas que más nos gusta a todos los canarios, y sobretodo, a todos aquellos que vivimos cerca de la costa es la serenidad que nos da el mar, nos apacigua de una forma u otra, es como si Alcalá respirase pureza en todos sus sentidos.
“Alcalá respira en el Atlántico. Unas gradas de madera en primera línea de mar bien integradas en el entorno justifican que, efectivamente, el espectáculo está en el océano”

Image
Postales Atlánticas | ALEJANDRO BATISTA

Lo más importante es destacar la pasión y simpleza con la que este pequeño pueblito nos acoge a todos, dándonos la bienvenida e invitándonos a permanecer en él todo el tiempo que queramos, y sobretodo, dejar nuestra huella en un lugar que espera nuestro retorno.