“El modelo de excepción fiscal hace de Canarias uno de los lugares más atractivos de Europa"

No es un experto en desarrollo personal, pero bien podría serlo. Es excepcional la positividad que Víctor López transmite cuando habla de su trabajo como CEO de Ánima Kitchent. También la naturalidad y energía con la que cuenta cómo en una semana trabajará en Gran Canaria, Madrid y Miami.

Se considera afortunado. Puede dedicarse a aquello que le apasiona y va allá donde haya oportunidades. Lo tiene asumido, como todos los que trabajan en el sector. Éste es el motivo por el que ha tenido tanto éxito la firme apuesta de las instituciones públicas por este sector emergente y estratégico. Cuando no hay miedo al cambio o apego hacia un determinado lugar y se cuenta con un variado abanico de ventajas es más fácil atraer.

Anima Kitchent es la productora es líder en contenidos infantiles y juveniles y está afincada en Gran Canaria desde el pasado mes de septiembre. Una muestra más de que el desarrollo de la industria audiovisual en el archipiélago es imparable. El sistema de incentivos fiscales y la seguridad jurídica lo han convertido en una referencia mundial para el sector.

Image

Cleo y Cuquin, los protagonistas de la serie. | Ánima Kitchent

Si los proyectos van saliendo nuestro objetivo es quedarnos de manera permanente en Canarias. 

Nuestro afán es que Cleo&Cuquin se convierta en una marca de entretenimiento.

Estoy seguro que saldrán extraordinarios profesionales canarios en los próximos años.

Ésta es una industria que genera empleo de alta cualificación con un salario medio que supera en un sesenta por ciento al de las islas.

En la medida en que el gobierno siga apoyando con los incentivos fiscales podemos convertirnos en un polo de atracción de proyectos también internacionales.

Instalaron una sede en Gran Canaria para producir su nuevo proyecto Cleo&Cuquin, ¿cómo va el proceso? 

Creemos que va muy bien. Estamos en plena producción. Hay unas 30 personas trabajando en Gran Canaria y 32 en Madrid a los que hay que sumar los músicos y guionistas que están en Estados Unidos. Hay un equipo de unas 70 personas y progresamos adecuadamente.

¿Cuándo se va a poder ver?

Esperamos estrenar la serie en el último trimestre de este año. El resto de contenidos se presentarán casi a la vez. Tener continuidad en las parrillas de televisión es nuestro objetivo, así que publicaremos contenido de manera progresiva. Lo que sí queremos es que en la fecha del estreno de la serie en televisión haya más elementos que arropen el contenido. Nuestro afán es que Cleo&Cuquin se convierta en una marca de entretenimiento.

¿Cómo se construye ese proyecto tan ambicioso?

Como idea general hay que tener en cuenta que la producción nos va a llevar entre dos años y medio y tres años. La inversión ronda los seis millones de euros. Desafortunadamente no podemos hacerlo solos. Tenemos socios, coproductores, que son los que nos acompañan en este viaje: Televisa y Selecta Visión que es una compañía catalana. Por otro lado, está el proceso creativo que es un poco anárquico, se van sumando ideas y cabezas. Esto se hace con una suma de talento. A la hora de formar el equipo tenemos gente con un perfil de diseñadores, animadores, responsables técnicos, … Es de lo más diverso y el equipo de producción es la piedra angular porque somos una cadena de montaje y si hay un atasco en algún punto se paraliza todo el proceso. En este caso, nuestro equipo de producción está dividido entre Madrid y Gran Canaria.

¿Han encontrado lo que buscaban en las islas?

Tenemos cierta experiencia porque en el pasado trabajamos en dos oficinas, aunque la segunda estaba en Segovia, mucho más cerca que ahora. Eso nos dio toda la experiencia para construir un sistema de comunicación entre las dos oficinas que funcione y que todo el proceso productivo se desarrolle con fluidez. Por lo tanto, nos ha costado relativamente poco arrancar. Lo que sí que es cierto es que el contacto físico es menor y eso inevitablemente provoca pequeños problemas de comunicación, que estamos canalizando perfectamente.

¿Cómo ha formado el equipo?

En su mayor parte lo compone gente que viene de fuera. Tenemos italianos, franceses, mucha gente de la península y también un tinerfeño. Nos hemos dado cuenta de que hay un enorme talento en las islas, lo que no hay es gente formada para participar como animadores en un proyecto de estas características. Por eso estamos trabajando de la mano del Cabildo para formar a chicos que están estudiando arte que se incorporarán a partir de septiembre y octubre a hacer prácticas en la compañía.

Confirma, por tanto, que ese plan de formación que se anunció cuando se instalaron en Gran Canaria está en marcha…

Claro. Para nosotros es mucho más interesante tener trabajadores canarios que no tener que desplazar gente de la península, aunque todos están encantados de hacerlo porque ahí se vive muy bien.

¿En qué consiste ese proyecto de formación?

Lo asume el Cabildo con la UTAD (Universidad de Tecnología y Arte Digital). Han creado un plan de estudios y nosotros lo que hacemos para empezar es ayudarles a perfilar qué tipo de profesionales son los que más se demandan y luego nos hemos comprometidos a incorporar a quienes superen ese proceso de formación.

Image

Presentación de la instalación de Cleo&Cuquin en Gran Canaria. | AtlanticoHoy.com

¿Tiene el talento local la predisposición necesaria para hacer el esfuerzo necesario para desarrollarse profesionalmente en este sector?

Sí, sin duda. Hay canarios en todo el mundo. Carlos Baena en Estados Unidos, el propio Adrián Guerra que se fue y volvió… Gente de talento hay en cualquier lugar. La cuestión es que hay que darle herramientas, el conocimiento para que ese talento aflore y darles la oportunidad. La actitud de los chicos es extraordinaria. Todos los que estamos en esta industria tenemos vocación. En este caso, se une el talento innato que hemos encontrado allí y la vocación por trabajar en esta industria. Es un motor tan fuerte y potente que estoy seguro que saldrán extraordinarios profesionales canarios en los próximos años. El objetivo es que no tengan que emigrar, sino que se puedan quedar y exista una industria lo suficientemente potente como para que puedan vivir haciendo lo que les gusta en el lugar en el que han nacido.

¿Se han fijado un objetivo en cuanto al número de contrataciones que podrían hacer a medio plazo?

Cuantas más, mejor. Para la compañía es mucho mejor tener profesionales canarios trabajando allí que desplazarlos desde Italia, Francia, País Vasco, Barcelona, Galicia o Madrid como ahora. Aquí la gente va donde hay un proyecto interesante. En la medida en que los desarrollemos ahí los profesionales canarios que ya están en el mercado y los que vayan saliendo serán los primeros que quieran participar. Por eso no nos marcamos una cuota.

Entiendo que Anima Kitchent pretende quedarse mucho tiempo en Canarias…

Si los proyectos van saliendo nuestro objetivo es quedarnos de manera permanente en Canarias. Tenemos algunos nuevos y creo que en la medida en que seamos capaces de seguir desarrollándolos la sede de Canarias va a ser una sede más grande que la que tenemos en Madrid.

¿Están convencidos de que el sector en las islas tiene mucho futuro?

Si. Canarias puede ser algo más que un destino turístico y puede convertirse en un lugar donde crear contenidos de alta calidad que compitan en el mercado internacional. El porcentaje del PIB de la industria audiovisual en Estados Unidos es enorme comparado con el de España. Por otro lado, hay que tener en cuenta que ésta es una industria que genera empleo de alta cualificación con un salario medio que supera en un sesenta por ciento al de las islas. Además se trata de una industria eminentemente exportadora y que deja un poso de conocimiento que se ramifica y llega mucho más allá. Es una industria que no necesita ni grandes infraestructuras ni grandes desembolsos: solo equipos de gente con sus tabletas gráficas, papel para dibujar y equipos informáticos que pueden generar un contenido para verse en todo el mundo.

¿Se han planteado extenderse a otras islas?

En este momento estamos muy centrados en Gran Canaria pero en la medida que haya opciones, si estamos abiertos, igual que a extendernos a otras ciudades de la península o a otros países. Mandan los proyectos, si gustan o no al mercado. Un largometraje puede dar trabajo a un equipo formado por unas 250 personas durante alrededor de dos años. En nosotros hay afán por seguir desarrollando contenidos. En la medida en que el gobierno siga apoyando con los incentivos fiscales podemos convertirnos en un polo de atracción de proyectos también internacionales. Eso es lo que nos va a permitir competir en buenas condiciones con Francia o Canadá que son los países en los que más subvenciones hay o con grandes monstruos de la producción como Estados Unidos, Japón o Gran Bretaña. Desde luego, ésta es una gran oportunidad para el sector.

Todo depende de que se mantengan los incentivos fiscales…

Nunca hemos tenido una subvención relevante ni un apoyo como el que hoy se ofrece. Decimos que si esto se mantiene, la capacidad de atraer proyectos es mucho mayor, pero nosotros no vamos a dejar de producir. Hoy por hoy no tenemos detrás a una agrupación de interés económico. Todo viene financiado por capital privado y no hemos tenido la aportación de inversores canarios. Lo que sí creemos es que los incentivos marcan la diferencia frente a otras industrias. Este modelo está implantado en muchos países porque entienden que por cada desgravación fiscal que obtiene una empresa se genera beneficio en empleo, formación… En la medida en que siga siendo un sector estratégico para el gobierno nos va a permitir poner más proyectos en marcha y hasta convertirla en una industria que tenga un impacto importante en la economía española.

¿El reto está en conseguir animar a los inversores instalados en las islas?

Si. Lo bueno es que como inversores obtienen beneficio en un ahorro de impuestos no directamente en la explotación del contenido, lo que resulta muy atractivo para compañías que tienen muchos beneficios en Canarias o en la península. Eso lo que nos permite como productores es disponer de un paquete económico importante aportado por esas compañías. Ya existe en Londres, Nueva York, en todo el estado de California, en Alemania, … está bastante extendido. Sin duda, el modelo de excepción fiscal hace de Canarias es uno de los lugares más atractivos de Europa para producir. Eso nos puede permitir atraer producciones estadounidenses o coproducciones con compañías de otras partes del mundo. En la medida en que se desarrolle podría convertirse en una industria estratégica y una vez asentada, lo normal es que se convierta en una máquina de generar proyectos y oportunidades.

Las nuevas generaciones irán a la cama con Cleo&Cuquin

Anima Kitchent ha recuperado el espíritu de “La Familia Telerín”, la serie creada por los hermanos Moro en los años 60 del pasado siglo. Introducirla en las redes sociales hace un año y medio a través de un canal en youtube que ha colocado entre los 25 con más visualizaciones de España fue el primer paso antes de convertirlos en Cleo y Cuquín que se presentarán ante el gran público a finales de este año.

Los protagonistas de la serie de animación, que está siendo coproducida por Televisa, son los más pequeños de “La Familia Telerín” que prometen enamorar a los niños y a sus familias. Una serie de 52 capítulos de siete minutos, una aplicación móvil y múltiples contenidos multiplataforma adaptables a las nuevas tendencias de consumo digital completan el paquete de contenidos. Incluso dispondrán de una línea de juguetes que lanzará la cadena estadounidense Mattel.

¿Qué esperar de Cleo&Cuquin? La serie trata de cómo un grupo de niños, especialmente los protagonistas, resuelven problemas, generalmente causados por el segundo, que es el más pequeño, a través del juego. En la app, que se llamará “El Acostador” y será presentada al mismo tiempo que la serie, además de cantar el archiconocido “vamos a la cama”, enseñarán un ritual a seguir antes de dormir con gestos como darle un beso a los padres y hasta harán de despertadores.