Advierten a la Unesco sobre "la mutilación" del casco histórico de La Laguna

El historiador Álvaro Santana ha puesto en conocimiento de la Unesco la grave situación que a su juicio sufre el patrimonio histórico de La Laguna, y ha reclamado que ante "la mutilación" de sus edificios se redacte urgentemente un nuevo Plan Especial de Protección (PEP).

Álvaro Santana ha realizado estas consideraciones en un comunicado remitido a EFE, y que también ha difundido en sus redes sociales, para advertir de que la gestión del Patrimonio Mundial de La Laguna no es el monopolio de ninguna persona, partido o Ayuntamiento.

Como se hace en otros lugares que son Patrimonio de la Humanidad, hay que crear un patronato que sea autónomo, apolítico y sin ánimo de lucro para gestionar el centro histórico con verdaderas garantías legales, añade Santana, que también es sociólogo y profesor de Whitman College en Washington (Estados Unidos).

Santana ha indicado que "dada la gravedad de la situación" La Laguna necesita urgentemente la creación de un nuevo PEP con participación ciudadana, de asociaciones culturales, funcionarios, técnicos e investigadores.

DECLARACIÓN
Frente a lo dicho hoy en los medios de comunicación por el concejal de Urbanismo Santiago Pérez, declaro lo siguiente: pic.twitter.com/1dPud1oodA

Recuerda que en 2004 el Ayuntamiento de La Laguna contrató a una compañía privada multinacional para crear un nuevo PEP y por lo tanto su redacción "se hizo de forma unilateral, no siguiendo cauces realmente democráticos" pues ni contó con participación ciudadana real ni se tuvieron en cuenta las alegaciones de los partidos de la oposición, algunos de cuyos miembros ahora gobiernan en el ayuntamiento como concejales y cargos de confianza.

Además, estaban en contra personas del equipo de funcionarios del ayuntamiento que escribieron el informe con el que la UNESCO declaró a La Laguna Patrimonio Mundial en 1999, varios investigadores de la Universidad de La Laguna lo rechazaron y alertaron de los graves riesgos para el centro histórico lagunero y también hubo un informe contrario por parte de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife.

"A pesar de la opinión contraria y multitudinaria de vecinos, partidos políticos, profesores de la universidad, funcionarios municipales y técnicos del Cabildo, la alcaldesa Ana Oramas usó la mayoría absoluta en el ayuntamiento para aprobar el PEP en 2005", agrega el historiador.

Es una casa terrera lagunera con elementos neoclásicos como la esquina en curva más una hornacina y un farol. Es una casa única; lo que se haga en ella demostrará el compromiso real de este ayuntamiento de proteger las casas terreras @DavidCuestaTV @RubensAscanio @LuisYeray_Psoe https://t.co/KlI8uObGIT

En su opinión, desde 2005 hasta hoy, por culpa de ese PEP, se ha “legalizado” la destrucción y mutilación de docenas de casas y espacios públicos del centro histórico lagunero y durante años miembros de los partidos del tripartito que hoy gobierna en La Laguna denunciaron en los plenos municipales y en los medios de comunicación esa destrucción y mutilación del patrimonio lagunero que “legalizaba” el uso del PEP de 2005.

Sin embargo, desde 2019 y "pese a la esperanza que representaba un anhelado cambio político tras más de veinte años de gobierno de Coalición Canaria", el actual equipo de gobierno del ayuntamiento continúa usando la “legalidad” del PEP de 2005 para "justificar lo injustificable: el seguir mutilando y destruyendo patrimonio del centro histórico", opina el historiador.

A su juicio, una nueva prueba de estas actuaciones son las obras en una casa terrera situada en la esquina de las calles Juan de Vera y Anchieta que "atentan contra el edificio" ya que, como el PEP de 2005 “legaliza” que se destruya todo el interior de la casa y que solo se mantenga la fachada, ahora el ayuntamiento dice que se tiene que cumplir la “legalidad” del PEP.