Advertencia a los jóvenes canarios sobre el impacto económico de la covid-19

La campaña regional de concienciación sobre el impacto económico y sanitario de la covid-19 "Qué bien se está sin turistas...¿seguro?" se dirige en una segunda oleada a la población de entre los 18 y los 25 años, después de que la primera haya tenido 470.000 impactos en plataformas digitales.

La Consejería de Turismo del Gobierno canario es la promotora de esta iniciativa, que, según ha explicado su titular, Yaiza Castilla, en esta segunda oleada pretende llegar de forma directa a un público mucho más joven con un formato de nueva generación para dispositivos móviles y redes sociales.

El foco de la iniciativa está puesto "en las oportunidades que se pierden" por las actitudes irresponsables frente a la covid-19.

La primera oleada de esta campaña se lanzó hace dos semanas a través de un vídeo dirigido a un público genérico, que ha registrado unas 98.000 visualizaciones y que pretende implicar a la población para controlar el índice de contagios.

 

Sobre la segunda, que comienza ahora, Castilla ha explicado que su propósito es "concienciar al público más joven de la importancia de su colaboración para llegar a un límite de contagios aceptable para los mercados emisores" de turistas a Canarias, "se planteen reajustar sus medidas”.

Para ello, se ha apostado por un formato publicitario de nueva generación, ya que los jóvenes consumen contenidos de manera mucho más dinámica en sus dispositivos móviles.

Se prevé que estas piezas registren unas 250.000 visualizaciones, ha manifestado Castilla, quien ha informado de que se entregarán semanalmente y que casa una se centrarán en los diferentes aspectos que se quieren resaltar en esta campaña de concienciación, entre los que figuran "las oportunidades laborales que desaparecen para los jóvenes si la actividad turística no se recupera, la incidencia del turismo en otros sectores, o el ‘efecto mariposa’ de la covid-19" en este sector.

Por ello, estas piezas insistirán "en las graves consecuencias que tiene contagiarse del virus, no sólo a corto plazo afectando a la salud, sino más a largo plazo, cuando la crisis económica se traduzca en un futuro laboral de puertas cerradas en un territorio donde el turismo sigue siendo el motor de la economía".

También apelarán "al sentido de la responsabilidad individual porque, a pesar de que es posible que los jóvenes no sean conscientes de las repercusiones, sí que pueden hacer algo para evitarlo con su actitud personal", de ahí que culminen recordando que sus "gestos no sólo salvan vidas, sino también miles de empleos”.