Los desiertos de La Graciosa


EN EL INFIERNO DE LA TIERRA, EN EL LIMBO DE LA ISLA, SE ENCUENTRA EL TESORO MÁS PRECIADO

Image

La Graciosa | MONIKA FRÍAS

Sin lugar a dudas,
era el momento perfecto para capturar los últimos rayos del sol.
Eran el añil del cielo,
el verde del mar,
el rojo del volcán.
Image

La Graciosa | MONIKA FRÍAS

La Graciosa es, sin preámbulos, la joya de las Islas Canarias.
Sus carreteras sin asfaltar, el espíritu de sus locales y los solitarios paisajes que acompañan esta pequeña ínsula, son, su valor y su propia magia. 

Este paisaje sobrecogedor es justo detrás de la playa de La Francesa, un pequeño paraíso pasando Caleta de Sebo y Bahía del Salado. Siempre que pensamos en esta isla, nos viene a la mente una naturaleza muy salvaje, y aquellos que piensen en un primer momento así, no están desencaminados, quizás por la proximidad a nuestro continente africano poseemos una diversidad en nuestras islas únicas en todo el mundo, y La Graciosa está lleno de lugares impresionantes que dejarían a todo el mundo con la boca abierta.
Image

La Graciosa | MONIKA FRÍAS

Este pequeño estrecho, lleno de arena volcánica y malaje, se encuentra en una localización perfecta para sentirse uno privilegiado, justamente es en Punta de la Herradura.
De frente podemos encontrarnos con las montañas de Famara, muy características de la isla de fuego, Lanzarote, y por otra parte, los volcanes de Montaña el Mojón, muy llamativos teniendo en cuenta que todo a su alrededor es pura planicie.
Yo les recomiendo hacer una pequeña caminata desde Caleta de Sebo por toda la costa hacia Montaña Amarilla, pasando por todo el sureste, y contemplar a ambos lado del mar la tierra que brinda ese sosiego y paz.