Las farmacéuticas se comprometen con una vacuna contra la Covid-19 asequible

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, ha celebrado el compromiso de la industria y su prioridad para que la vacuna y los tratamientos contra el Covid-19 tengan un precio asequible y un acceso equitativo en todos los países, porque cuando existan "desaparecerán la incertidumbre y el miedo".

Estas son algunas consideraciones de Martín Sellés, durante su comparecencia ante el Grupo de Trabajo Unión Europea de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, en la que se ha mostrado convencido de que cuando se desarrolle la vacuna y los tratamientos "volverá la confianza", y eso -ha dicho- "es crítico para la crisis sanitaria, pero también para la crisis económica".

El responsable de Farmaindustria ha destacado el fuerte impulso a la colaboración en investigación, clave para tratar de reducir los diez años que necesita el desarrollo de un medicamento o vacuna a apenas uno.

Sellés, aunque ha dicho que hay que ser prudentes, se ha mostrado convencido de que a finales de año o principios del próximo podremos tener ya vacunas disponibles para utilizarlas si las autoridades sanitarias lo consideran oportuno.

La llegada de esa vacuna supondrá un desafío, pues habrá que producirla a gran escala, pues puede que "se tengan que producir más de 10.000 millones en el caso de que cada persona necesite dos dosis".

Pero además hay que valorar, según ha asegurado, el compromiso que han alcanzado algunas compañías de producir a riesgo entendiendo que los ensayos clínicos van a salir bien, es decir, empezar a producir antes de que la vacuna esté aprobada, para poder iniciar la vacunación de forma inmediata si finalmente se aprueba.

La industria está trabajando para que España tenga protagonismo en tres niveles:

  • Poder traer ensayos clínicos de estas vacunas al país
  • Que se pueda producir alguna vacuna aquí o por lo menos se desarrolle alguna de las fases
  • Que España pueda disponer de las dosis que necesite de la futura vacuna. 

Para Sellés, la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la capacidad de respuesta de la industria farmacéutica en España para evitar problemas de suministro porque se ha conseguido, en colaboración con la Agencia Española de Medicamentos, que los 25 millones de españoles que toman todos los días algún medicamento los tuvieran.

Las 82 plantas de producción de medicinas que existen en España han funcionado a pleno rendimiento, «aun en las semanas más duras», pero además la industria ha trabajado para que los medicamentos que se producen en el exterior llegaran a España «en tiempo y forma, evitando acopios por parte de terceros países».

Además, esta crisis ha evidenciado la capacidad también de este sector para movilizar una cantidad de recursos científicos y económicos sin precedentes para hallar cuanto antes un tratamiento o una vacuna eficaces.

Con más de 80 ensayos clínicos con medicamentos para luchar contra la pandemia, España, según Sellés, es el país europeo que más ensayos ha aprobado y el cuarto a nivel mundial, y está previsto que más de 25.000 pacientes participen en ellos.