4 años de Alisios

Esta semana quiero hablarte de algo que ha ido cobrando importancia en mi vida en los últimos años, querido hipotético lector de mi mundo de letras, me refiero a la actividad que realizo en la Biblioteca Pública del Estado: Alisios de verso y prosa. 
Este Club literario, del que ya te he hablado alguna vez, reúne un martes tras otro a un buen puñado de amantes de la escritura, en una tertulia donde las letras se dan la mano con la concordia y la amistad permitiéndonos transitar por el mundillo literario, unidos por nuestro amor a la lectura y la escritura, y compartir ilusionados lo último que cada uno de nosotros ha escrito, en primicia para nuestros compañeros y eso… nos ha hecho fuertes.
Alisios de verso y prosa ha cumplido, este primer martes de marzo, 4 años de vida. Esta vez lo hemos celebrado en la intimidad que nos brindan las paredes de la Casa de la cultura, o como a nosotros nos gusta llamarla: La casa del parque. Una tarde más de lecturas y risas, bombones, bizcocho y fotos, con la única diferencia de que al terminar nos fuimos a un restaurante para compartir un brindis y una cena.
Nosotros hemos enfocado las actividades de Alisios hacia la escritura como terapia saludable, y hacia la solidaridad de todo tipo. Afortunadamente, poco a poco, va dando sus frutos.
Con dos antologías en nuestro haber: “Palabras al atardecer” (2018) y “Retos” (2019), en la Primavera de libros de este año tenemos pensado que vea la luz nuestro último trabajo conjunto, una antología que llevará por título “La casa del parque”, en la cual participan 23 de los autores que ocupan una silla en la sala Domingo Pérez Minik cada martes. 
Pero eso… te lo cuento otro día. De momento vaya desde aquí mi agradecimiento y felicitación a todos los que han querido compartir conmigo esas más de 200 semanas pletóricas de palabras, chocolate y amistad.