"A pesar de estar en un lugar de riesgo, los trabajadores están súper entregados"

Uno de las principales reacciones de la sociedad canaria (y del resto del mundo) cuando empezó a aparecer con intensidad el coronavirus fue ir a los supermercados a asegurar el abastecimiento en sus casas, provocando situaciones que nunca antes se habían visto en estas grandes empresas de alimentación y que ha acabado por regirse por unas reglas internas para la seguridad de los clientes y de sus empleados.

Como negocio de primera necesidad, los supermercados, así como otras empresas de alimentación, son de los pocos que se mantiene abiertos de cara al público en una cuarentena en la que hay que estar en casa en la medida de lo posible. Día a día, los trabajadores del sector se exponen a este virus que tiene paralizada la economía mundial y queremos saber de primera mano cómo se vive desde dentro.

Por ello, AtlánticoHoy ha conseguido hablar con José, empleado en una compañía de supermercados, y que estas semanas está viviendo una experiencia que nunca olvidará.

¿Cómo estás viviendo en lo personal esta situación?

"Puedo salir a la calle y, quieras o no, es un gusto. No es nada dramático el tener que quedarme en casa, salvo algún día que libre, pero prácticamente no he librado; pero se vive mal porque, primero, es un cambio muy inesperado a todo. A la calle solo puedo ir a trabajar y voy a un lugar de riesgo, que es un supermercado. Quizá, no tan mal que la media de la sociedad española, pero no estoy encantado ni mucho menos. No están siendo días fáciles."

¿Cuáles son las directrices principales que tienen los supermercados durante el estado de alarma?

"La principal es la de mantener una serie de pautas y medidas de seguridad como racionar la entrada, establecerun aforo máximo, distancia mínima de seguridad entre los clientes -que según supermercado va de un metro a un metro y medio-, se ha recomendado o forzado al pago con tarjeta, se han prohibido las devoluciones... La directriz principal es la salud de los empleados y los clientes y tratar de mantener que el negocio siga funcionado en la medida de lo posible".

"Puedo salir a la calle y, quieras o no, es un gusto. No es nada dramático el tener que quedarme en casa, salvo algún día que libre, pero prácticamente no he librado; pero se vive mal porque, primero, es un cambio muy inesperado a todo"

¿Cómo estás siendo la implicación de los trabajadores ante las normas marcadas por la empresa?

"Brutal. Esta todo el mundo súper entregado y, a pesar de estar en un lugar de riesgo, dando la cara muchísimo. Evidentemente, en algunos casos de personas con salud complicada se ha tramitado para intentar que se vayan a casa, pero el 99,9% está en el frente de batalla, muy implicado y todos muy profesionales".

¿Cómo está siendo tu día a día en el supermercado? 

"Bastante normal, dentro de la anormalidad, que es que el tránsito de clientes es mucho menor, que hay una persona que les para a la entrada... Básicamente, casi no hay ofertas, sino que estamos garantizando productos de primera necesidad. En lo que son las funciones son muy parecidas, aunque hay menos gente de lo normal y, por lo tanto, muchas veces somos menos compañeros de lo normal. Prácticamente no hay conversaciones con los clientes y eso sí es un poco raro, pero es porque está todo el mundo bastante callado y con bastante distancia, con máscaras… Dentro de lo malo, es normal".

#ECONOMÍA | Los #supermercados de #Canarias garantizan el abastecimiento en sus tiendas y llaman a la calma ante una mayor afluencia de clientes. #Coronavirus Más información aquí ➡️ https://t.co/htXdwv8zbb pic.twitter.com/ieCYdwh4Yi

¿Sienten valorado su trabajo y esfuerzo por parte de los clientes?

"Sí. De hecho, ha habido varios vídeos de gente aplaudiendo y parte de estos aplausos de las 19 horas se ha incluido también a la gente de los supermercado, ya no solo el personal sanitario, porque saben que están muy expuestos. Sí que nos sentimos valorados. No sé si en su justa medida, pero sí que está valorado".

¿Qué mensaje mandarías a la sociedad para que no sientan el impulso de ir a hacer compras muy estos días?

"Básicamente, que hay stock de todo de sobra. Lo único, si ocurre como viene pasando los jueves, viernes y sábados, que la gente viene en masa a comprar, evidentemente los productos se agotan, pero no porque no haya stock. Se agota temporalmente, al día siguiente se repone. Hemos encontrado todo tipo de soluciones y el mensaje es de mucha calma, de que hagan las compras que sean necesarias y que no compren nada más de lo que no necesite, porque no va a haber ningún problema. Que tengan cautela y que compren lo que les haga falta".

"Ha habido varios vídeos de gente aplaudiendo y parte de estos aplausos de las 19 horas se ha incluido también a la gente de los supermercado, ya no solo el personal sanitario, porque saben que están muy expuestos. Sí que nos sentimos valorados. No sé si en su justa medida, pero sí que está valorado"