Los 'invencibles' de Martí

“Mis jugadores se entregan al cien por cien”, “los futbolistas compiten siempre como los mejores profesionales”, “nuestro compromiso está fuera de toda duda”, “cuando no estamos brillantes, por oficio y actitud somos capaces de sumar”... Las palabras de José Luis Martí en su última rueda de prensa, aunque podrían ser de cualquier comparecencia, explican que su equipo, que este Tenerife 16-17, haya sufrido menos derrotas que nunca en sus más de cincuenta temporadas en el fútbol profesional.

El registro de los invencibles de Martí, seis partidos perdidos en las 32 jornadas disputadas hasta ahora, sólo es mejorado por las tres derrotas que sufría el Tenerife a estas alturas de curso en la campaña 86-87 y las cuatro que padecía en el ejercicio 12-13. En ambos casos, los blanquiazules militaban en Segunda División B, lejos del fútbol profesional. Eso sí, en esas dos ocasiones, justo es recordarlo, despidieron la temporada con un ascenso de categoría. Y es que pocas derrotas es sinónimo de premio final.

Pocas derrotas es sinónimo de premio final

Así, el Tenerife 70-71, entonces en Tercera División, también sumaba sólo seis derrotas tras 32 jornadas, camino de su retorno a la categoría de plata. Y también celebraron un ascenso, en este caso a Primera División, aquellos equipos dirigidos por Heriberto Herrera (60-61), Rafa Benítez (00-01) y José Luis Oltra (08-09), que llegaron a estas alturas de curso con siete partidos perdidos. Una más contabilizaba el grupo de Joanet (88-89), que también accedió a la élite tras superar al Betis en la promoción.

Y si los antecedentes históricos vinculan al actual Tenerife con el ascenso de categoría, la trayectoria seguida por los invencibles de Martí también invita al optimismo: sólo dos derrotas en las últimas 21 jornadas. O lo que es lo mismo, en toda una rueda, desde que cayera en el Carlos Tartiere en el Oviedo-Tenerife de la primera vuelta, el conjunto blanquiazul sólo cedió en su visita al intratable líder Levante (1-0) y ante el sorprendente Reus (0-1) en el Heliodoro. Y en ambos casos mereció puntuar.

Oficio, intensidad, solidaridad, compromiso, actitud, entrega, lucha... Las virtudes del Tenerife 16-17 ya hacen soñar al Heliodoro, que partido a partido atrae nuevos aficionados. Otro mérito más de los invencibles de Martí.
Image