Felipe de Edimburgo anuncia su retirada de la vida pública

El príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, dejará de atender actos oficiales a partir de otoño, aunque la soberana seguirá con su actividad, informó hoy el Palacio de Buckingham.

Este es el mensaje que quería transmitir la casa real británica a todo el personal al servicio de la casa real británica convocado a una reunión de urgencia en el palacio de Buckingham. 

El anuncio desató todo tipo de rumores, incluso referidos a la reina o al duque de Edimburgo. Pero la casa real ya advirtió que no se trataba de un problema grave de salud para atajar la rumorología.

Los secretarios de la reina Isabel II han adelantado que esta mañana el Lord Chamberlain, el oficial de más alto rango, les dará un mensaje, junto con el primer ayudante de la soberana, Christopher Geidt.

Reunión
La "inusual reunión", a la que asisten empleados de todas las residencias reales desató rumores de que puede ser una noticia relativa a la Reina o el Duque de Edimburgo.

Asisten a la cita el personal del castillo de Balmoral, en Escocia, del castillo de Windsor, a las afueras de Londres, y de la mansión privada de Sandringham, en el condado inglés de Norfolk.

Las reuniones con el personal del palacio son habituales, pero en esta ocasión su inusual convocatoria de madrugada ha desatado los rumores.

Isabel II, que el pasado febrero celebró 65 años en el trono, acaba de regresar a Buckingham, su residencia oficial en Londres, tras pasar la semana santa en Windsor.

Tanto la Reina, de 91 años, como Felipe de Edimburgo, de 95, tuvieron problemas de salud la pasada Navidad, cuando un fuerte resfriado impidió a la soberana asistir al servicio religioso navideño.