Nueve empates con mal sabor

El Tenerife 16-17 se mantiene en zona de playoffs por decimocuarta semana consecutiva, pero aún tiene
una asignatura pendiente: cerrar los partidos. Porque en Soria, ante el Numancia, se repitió una historia muchas muchas veces vista a lo largo del curso: el grupo de Martí empató un partido que parecía controlado y en el que tenía ventaja en el marcador. 

No es la primera vez que ocurre. Ni la segunda... De hecho, ya le ha pasado nueve veces a lo largo del
campeonato. La historia es más o menos así: el Tenerife se adelanta en el marcador, retrasa su línea de presión, da un par de pasos hacia su portería y busca conservar su ventaja amparado en su solidez defensiva, limitando sus ataques a balones largos en busca de la velocidad de Amath

En teoría, la apuesta parece lógica, pero no siempre ha servido para conservar la ventaja. De las 19
ocasiones en las que lo intentó, seis veces mantuvo el 1-0, en cuatro oportunidades incrementó la

ventaja... y el rival empató en las otras nueve citas. Y eso equivale a regalar 18 puntos. Además, de todas
esas igualadas con sabor amargo, cuatro llegaron en los diez minutos finales. 

Más datos que invitan a la reflexión: tres de esas igualadas in extremis se produjeron en el Heliodoro y
ante rivales directos. En la primera vuelta, el Cádiz empató (1-1) con un gol de Santamaría en la prolongación, mientras que el Huesca lo hizo (1-1) con un tanto de Urko Vera a cinco minutos del final. 

Hace diez días, una falta convertida por Alcaraz le permitió al Girona puntuar (3-3) en la Isla.
El pasado domingo, la igualada (1-1) del Numancia rompió la tradición: llegó lejos del Heliodoro y ante un rival que no pelea por el ascenso. Quizás por eso dolió más. Y también porque el Tenerife desperdició una ventaja por tercera jornada consecutiva, pues una semana antes de empatar ante el Girona ya se había dejado dos puntos en Vallecas (1-1) tras adelantarse en el marcador. 

Para que el análisis sea completo, hay que reflejar que el Tenerife también ha recuperado puntos tras estar
por detrás en el marcador. Así, ante el Sevilla Atlético y el Getafe fue el grupo de Martí quien logró empatar partidos en los que tenía un resultado adverso... y contra UCAM, Lugo y Mallorca completó la remontada. Pero así y todo, el déficit blanquiazul es notable. 

Cerrar los partidos cuando tiene ventaja en el marcador se mantiene como la asignatura pendiente del
Tenerife 16-17.
Image