La entrevista con el cómico canario que arrasa en Facebook y fuera de la red (Primera Parte ¡Síguela!)

Tendrá que ser verdad. Así se completa el estribillo de uno de los temas, en clave de humor, más exitoso de los últimos años en las Islas Canarias. Su autor, el actor tinerfeño Aarón Gómez, -junto al conejero Kike Pérez- es una de las cabezas visibles de la nueva generación de cómicos canarios que han dado un soplo de aire muy fresco al gremio, aprovechando las infinitas posibilidades de las redes sociales y el desparpajo sobre los escenarios.

Con una trayectoria más amplia de los que muchos puedan pensar, Aarón ha conseguido alcanzar metas inimaginables y su pico de popularidad está aún por descubrir. Hoy, te ofrecemos la primera parte de la entrevista en exclusiva con el artista santacrucero. Los detalles más desconocidos de su faceta más conocida por sus seguidores, a través de una pantalla o sentado desde la butaca del teatro.

Algún secreto, cómo trabaja, su visión de la comedia canaria y sus éxitos. Y si lo dice Aarón, tendrá que ser verdad.

Estás tú, Kike Pérez, AbubuKaka, Darío, Carlos Castillo.... ¿Es un gran momento para la comedia canaria?
Creo que sí. Durante muchos años hubo muy poquito, pero muy bueno, también es verdad. Manolo (Vieira) siempre estuvo, obviamente, y un cierto número de cómicos, pero era algo más puntual. Ahora hay una oferta amplia y variada. No tienes por qué tomarte el vaso de comedia local. Puedes elegir el absurdo de Abubukaka, el stand-up puro de Carlos Castillo, de Juanfree y toda esta gente que está ahora dándole caña. Eso es lo bueno, que el público pueda elegir, como pasó con televisión española cuando estaban solo la primera y la segunda cadena y ahora tienes 20 canales. Eso es genial. 

Algo que te caracteriza son tus gestos faciales y que hablas rápido y se te entiende. ¿Eso se entrena o es innato?
Es curioso lo de hablar rápido. Mis padres dicen que no se me entiende nada, que solo se me entiende en el escenario. Supongo que se entrena, pero yo lo entrené sin querer. Pienso rápido y hablo rápido e intento hablar a la misma velocidad que pienso. Lo he entrenado durante toda una vida hablando a toda leche. Mis profesores siempre me pedían que vocalizara o hablase más despacio, pero en ocasiones me aturullo porque a veces el cerebro va más rápido.  

¿Y los gestos?
Siempre he sido muy fan de los mimos. Jim Carrey llegó en un momento dado, pero antes era fan de muchos mimos. Veía mucho las películas de Charles Chaplin, a un mimo que se llama Michel Courtemanche, pero Jim Carrey de pronto apareció y me dije: "¡qué gestos!" Es llevarlo al exceso total, a la sobreactuación. Eso lo entrené también desde el juego. En el escenario empecé a hacer tonterías y vi que también funcionaban. Mi cuerpo respondía, porque yo era muy flaco y elástico antiguamente, así que jugaba con todo eso, no solo con la cara sino con el cuerpo. Siempre me ha gustado la expresión corporal”.  

Image
Cara a cara de AtlánticoHoy con el actor Aarón Gómez | ATLÁNTICOHOY

Resulta interesante que en tus vídeos mezcles el humor con la reflexión, así como con aspectos más sentimentales. La unión de todos estos elementos triunfa. Tus seguidores no te piden que dejes de hacer uno y te centres en lo otro… 
He recibido algún comentario muy aislado en el que me piden que deje de hacer poesía, pero yo intento ser honesto con lo que siento en el momento. Hay días que no tengo cuerpo para el humor porque algo me preocupa y uso esto como terapia de salvamento propio. Sacarlo fuera, que los demás lo escuchen y compartirlo siempre me ha ayudado. Ahora que hay personas escuchando es genial compartirlo. Hay días para eso, días que llueve y otros en los que hay sol. 

"Hay días que no tengo cuerpo para el humor porque algo me preocupa y uso esto como terapia de salvamento propio"

Recientemente fuiste a Japón con otro reconocido humorista canario como es David Sainz. Una vez has conocido su cultura y si supieses japonés, ¿cómo crees que reaccionaría un público japonés a uno de tus shows? 
Yo creo que bien, porque sería parecido al madrileño. Yo consumo humor de todos lados y es verdad que la idiosincrasia es la idiosincrasia, pero cuando explicas el contexto el público suele reír en todos igual. Es verdad que los japoneses son muy específicos y especiales, pero espérate también, porque por la noche se desmadran, que lo vimos con nuestros propios ojos. Ponles un karaoke y dos cervezas y son más españoles que nosotros. También elegiría un material específico para ellos, algo como cuando vamos a Madrid. 

¿Cuando actúan en la Península modifican un poco la actuación o directamente el público asistente es canario allí a donde van?
En Madrid sí nos pasa, que el público es eminentemente canario, que va con sus amigos o parejas peninsulares, pero ellos también se ríen. Es decir, nosotros nos comimos el humor de los ‘chanantes’, que es un humor de Albacete, en el que te cuentan su ‘tal’, pero yo creo que al final en España el contexto es más o menos parecido. Es verdad de que sí les hablas del tranvía no van a coger el chiste de que es lento, porque hay que vivirlo y esas cosas sí hay que medirlas, pero después les explicas que tenemos una aerolínea que se mueve mucho por las turbulencias y ya los demás chistes ya les entran, así que al fin y al cabo sí que mides un poco. La primera vez sí que fuimos un poco acojonados a la Sala Galileo Galilei, y después fuimos a La Coruña y más y la verdad es que sí, la gente ríe por igual. 

¿Cómo surge esa asociación con Kike Pérez, con el que ya prácticamente se puede hablar de pareja profesional?
Surgió porque nos llegó a los dos el comentario de que había otro pibe por ahí haciendo cosas que funcionaban. Yo me puse a ver vídeos de él en Youtube, que los que tenía en aquel momento eran todos malísimos. Eran grabaciones chungas de bar que no se oían y no se entendían y yo dije “bah…”. Él me vino a ver a una actuación que fue penosa y un año en un local en el Puerto de la Cruz nos dijimos “oye, si compartimos y tal”. Simplemente hacíamos un cacho uno, un cacho otro, un cacho uno… y después hicimos un ‘skecth’ los dos juntos y funcionó. Caímos bien, obviamente, y fuimos repitiendo hasta que nos pareció como más sencillo estar juntos que solos. Yo ya llevo 16 ó 17 años actuando, y ya tengo el culo pelado de comerme locales. Entonces dijimos, oye, las fiestas de pueblo, que siempre son un poquitos más duras, más frías, pues vamos juntos y a partir de ahí empezamos a tener proyectos y surgió la pareja. 

"Yo me puse a ver vídeos de Kike Pérez en Youtube, que los que tenía en aquel momento eran todos malísimos"

¿Ha superado La Destrussión a Tanzanito?
(Risas) Tanzanito está en letargo, porque la verdad que fue un pelotazo en su momento. También a mí me asustó un poco, porque cuando un vídeo sale de la zona de confort y se va a otros lugares… 

Yo, personalmente, te conocí por Tanzanito
Mucha gente me conoció ahí, aunque los había que ya me conocían. Mucha gente con ‘la viejita’, otros de toda la vida… Pero Tanzanito a mí me asustó un poquito y dije: “vamos a dejarlo”, porque como es un personaje chungo también acercó a muchos chungos y yo soy como muy tranquilito en redes sociales. Yo la armo en el escenario, si puedo. Sí que tengo un proyectito ahí para recuperarlo, pero La Destrussión es La Destrussión.

La Destrussión surgió porque una noche saliendo, un colega canario que vive en Madrid, dijo que Kike es una bola de destrucción y a partir de ahí surgió la coña. La Destrussión es maravillosa. El ‘baile del hombre feliz' él lo hacía siempre entre bambalinas cuando estaba contento. Era como cuando los niños comen, que se ponen a bailar. 

"Sí que tengo un proyectito ahí para recuperarlo, pero La Destrussión es La Destrussión"

Hoy en día empleas técnicas en tus vídeos que hace poco más de una década no se utilizaban ni en el cine. Recientemente vi uno que me pareció increíble técnicamente, aparte de divertido, en el que haces varias reflexiones con distintos personajes a la vez en una misma mesa… ¿Cómo se consigue lo que hasta hace poco no se lograba a ningún nivel, en una producción propia?
Aunque sé montar varios personajes, si tengo una idea más complicada, en ese caso me echa una mano Vasni Ramos, que es el realizador con el que yo trabajo cuando nos sale una publicidad o algo más currado, como lo de Tacoronte Acentejo, que siempre necesitan más preproducción y posproducción. En su momento estudié edición de vídeo, que siempre me ha gustado, y hasta cierto punto lo puedo hacer yo. Pero cuando me surge una idea que quiero que quede más fina, llamo a Vasni Ramos, que es el mejor realizador de Canarias, sin duda. 

¿Va a haber alguna versión o frases nuevas de ‘la viejita’ o ahí se queda?
Nos las siguen diciendo. Nos siguen mandando frases de madre y me parto de risa cada vez que llega una nueva. El directo tiene muy poco que ver con las redes. Allí hay un lenguaje y en directo tenemos otro, pero sí que nos llegan más frases de madre y las hemos seguido metiendo. Hace tiempo que no la cantamos ya, de todas maneras, porque la quemamos en su momento. Siempre es muy bien recibida”.

La entrevista Segunda Parte ¿Quieres conocer su lado más personal?
No te pierdas la segunda parte el viernes 12 de mayo sobre las 20h. Conoce también en profundidad el lado más humano de Aarón Gómez, nuestro protagonista.