Juan Pablo Sánchez: “Ojalá tuviéramos un 2% del reconocimiento mediático de ahora”

El pasado 18 de marzo se certificó el ascenso a la División de Honor de waterpolo del Acuasport Tenerife Echeyde, que será el representante de Canarias en la máxima categoría ocho años después del descenso del Club Natación Martiánez, equipo en el que militó durante 16 temporada Juan Pablo Sánchez, actual entrenador del Echeyde.

De no poder ascender por problemas en la piscina y otras cuestiones económicas a lograr el objetivo de manera muy solvente. ¿Cuál ha sido la clave en estos dos últimos años?
Parece que se alinearon los planetas. Deportivamente el equipo se ha preparado a conciencia para preparar el objetivo que era ascender y el Gobierno de Canarias tiene una partida para ayudar a los equipos de categorías superiores. Y luego está la piscina. Ya lo decía el presidente David Rivas: “Este año hay que subir sí o sí porque las condiciones se dan”. Ha sido todo perfecto.

En el último ascenso deportivo en 2015 el equipo no recibió apoyo institucional y el Presidente hizo duras críticas. Este año han hecho ronda de recepciones y muchas entrevistas ¿Qué ha cambiado tan repentínamente?

Ya cuando logramos el ascenso en 2011 entramos al ayuntamiento y lo primero que nos dijo el Alcalde fue: “No hay nada”. Se me quedó grabado en la cabeza. El otro día estuvimos con el actual Alcalde y el discurso fue totalmente distinto, el apoyo del Ayuntamiento va a ser bastante bueno. Cambió todo 180 grados. La crisis una vez por todas parece que va despareciendo y las instituciones van teniendo más recursos y eso nos ha ayudado a todos. No solo al deporte si no a la sociedad en sí.


¿Crees que el Acuasport Tenerife Echeyde podrá competir con el Iberostar Tenerife y el Club Deportivo Tenerife? 

Ojala tuviésemos un 2% del reconocimiento mediático que estamos teniendo ahora, que está siendo brutal. La repercusión ha sido muy grande. El baloncesto es el baloncesto, pero el Tenerife aquí es intocable. No se puede calcular en dinero lo que se gastan los medios en hablar de él. Somos una hormiga al lado de un elefante. Con tener nuestra pequeña cuota de publicidad y que un patrocinador nos dé una pequeña partida presupuestaria para nosotros ya es un éxito.

¿Qué significa para ti regresar a la máxima competición nacional tras tu estancia en el Martiánez?

Una alegría muy grande. Fueron 16 años en División de Honor en el Martiánez y han sido siete años de duro trabajo. Venimos del Puerto de la Cruz a Santa Cruz todas la noches para entrenar de 21 a 23 horas. Te vienen muchos recuerdos, de tus inicios. Es una satisfacción muy grande y con ganas de jugar contra los mejores. Hay muchos amigos y ganas de verlos otra vez.
¿Con ganas de estrenar la nueva piscina Acidalio Lorenzo?

Hay muchos de la plantilla que aún no la conocen. Otros entrenan allí por la mañana. Tenemos muchas ganas de empezar a planificar todo para el año que viene.

¿Cuál es el objetivo para la próxima temporada?

La permanencia. Hay que buscar refuerzos en varios puntos e intentar hacerlo lo mejor posible y salvarnos lo antes posible. Complicado, pero lo intentaremos.

Si solo pudiésemos mirar hacia arriba, ¿habría algunos plazos para lograr el éxito?

El primer año sería bueno intentar meternos en la Copa del Rey, que juegan los ochos primeros equipos tras la primera vuelta. Hay opciones porque el nivel de la Liga no es el de hace 15 años, es mucho más bajo, pero complicado. Hay que trabajar mucho.

Habrá que adaptarse a las dimensiones de la categoría…

La otra piscina es el doble de grande. Tendremos que adaptarnos a los espacios de juego, al ritmo, que en división de honor es mucho más alto. Son muchos cambios que tendremos que asumirlos en muy poco tiempo.