500.000 euros más para combatir la plaga de termitas

La consejera de Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, Isabel García, ha afirmado este viernes que la Corporación insular prevé destinar, para este mismo año, una nueva partida de 500.000 euros a fin de combatir la plaga de termitas subterráneas (Reticulitermes flavipes) que afecta a los municipios de La Laguna, Tacoronte y Arona.

En rueda prensa, Isabel García ha informado, además, de que la nueva normalidad permitirá retomar las inspecciones de los técnicos de las viviendas de los vecinos de las zonas afectadas por las termitas, lo que “nos permitirá tener un mapa muy definido de la situación”.

Por el momento, se han detectado unas 70 viviendas afectadas, del total de 240 que han sido visitadas, aunque la afección no es igual en todas ellas, y el tratamiento, por tanto, también será distinto, ha remarcado el presidente del Cabildo tinerfeño, Pedro Martín.

Por su parte, el responsable de la empresa Tragsatec, Juan Pestano, ha informado de que ya han comenzado a detectar síntomas de “decaimiento” de las colonias en muchos puntos, “lo que nos indica que los biocidas están funcionando”. El experto ha recalcado, no obstante, que el tratamiento mínimo para empezar a ver resultados es superior a los nueve meses, más aún cuando en algunos puntos las colonias “son muy potentes”, por lo que “necesitamos más tiempo para ver cómo va evolucionando el tratamiento”.

De acuerdo con Isabel García, otro avance importante en cuanto al tratamiento de la plaga es que desde el Ministerio ya se está tramitando la inclusión de la Reticulitermes flavipes como especie invasora dentro del catálogo nacional de especies invasoras, “lo cual es importante para tratarla con mayor respaldo”, pues desde el ministerio “nos han mostrado su voluntad de colaborar para su control y erradicación”.

La consejera ha recordado, además, que el Cabildo ha habilitado una parcela en La Laguna y otra en Tacoronte para el depósito de los residuos contaminados. En este sentido, Pestano ha hecho hincapié en que las personas, bajo ningún concepto, deben mover posibles elementos contaminados, pues existe un protocolo de inspección y recogida puerta a puerta.

“Hay un número de teléfono (610592064) y un correo electrónico ([email protected]) establecidos al que los ciudadanos deben llamar. Entonces nosotros mandamos a nuestros técnicos y si determinamos que son restos afectados, organizamos una recogida puerta a puerta”, ha explicado el responsable de Tragsatec.

“El verdadero peligro no es el desplazamiento autónomo de las termitas, sino que la propagación se produzca a través de las personas por movimientos de tierra, madera o muebles, de ahí la importancia de controlar mucho esa situación”, ha insistido Pedro Martín.