332 inmigrantes tendrán que dormir en puerto de Arguineguín

AdminsitradoresFincasSC

Un total de 332 inmigrantes van a pernoctar este domingo bajo tiendas de campaña en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria), donde desembarcaron la mayoría de ellos tras ser rescatados por Salvamento Marítimo, algunos ya hace cinco días, ha informado a Efe la Cruz Roja.

A la espera de que se habiliten otros recursos de emergencia en Gran Canaria para que las personas que llegan en patera pasen la cuarentena preceptiva, la Cruz Roja ha montado en el puerto de Arguineguín 17 tiendas de campaña (doce grandes y cinco pequeñas) para que los recién llegados tengan un techo provisional bajo el que dormir y protegerse del sol, mientras les realizan las pruebas PCR.

Aquellos que reciben un resultado positivo son derivados de inmediato a otra instalación en Arinaga, donde continúan la cuarentena en aislamiento, pero el resto duerme con sus compañeros de patera en este campamento portuario hasta que se les asigna un centro de acogida en Gran Canaria o en otra isla.

Cada tienda de campaña acoge solo a los ocupantes de una misma patera, con la única salvedad de que se trate de personas que navegaban en barquillas diferentes, pero se mezclaron en la Salvamar que los rescató hasta que llegaron a puerto (cosa que ocurrió la pasada madrugada con tres pateras con 47 varones magrebíes a bordo auxiliadas por al embarcación Menkalinan de Salvamento Marítimo).

#SOCIEDAD | Salvamento Marítimo ha rescatado este domingo a tres pateras con 47 inmigrantes al sur de #GranCanaria y otra con 19 en #LaGraciosahttps://t.co/harS8Ayy4g

 

El fin de este reparto de espacios, han precisado las fuentes, es procurar dentro de lo posible que se mantenga cierta separación entre grupos, para prevenir posibles contagios de covid cruzados.

Las 332 personas que se encuentran en este momento en el puerto de Arguineguín tras la llegada de ocho pateras a Gran Canaria en apenas 24 horas (entre la madrugada del sábado y la de hoy, domingo) conforman posiblemente la cifra más alta albergada hasta hora en el muelle, solo superada por la que había esta misma mañana, antes de que derivaran a Arinaga a los que habían recibido una PRC positiva.

Se trata tanto de inmigrantes de origen magrebí como subsahariano. Solo tres son mujeres, que comparten una tienda pequeña separada del resto de grupos.

Según ha podido presenciar Efe, militares del Ejército de Tierra han visitado este domingo el campamento para ver si pueden colaborar de alguna manera proveyendo a la Cruz Roja de material de campaña.

Sin embargo, lo que empieza a escasear en el muelle de esta localidad del sur de Gran Canaria no son tanto las tiendas de campaña, como espacio de colocarlas, reconocen desde Cruz Roja.

Y este lunes, la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, y el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Arguineguín, Ricardo Ortega, tienen previsto ofrecer una rueda de prensa delante de las tiendas de la Cruz Roja a las 11.00 horas para analizar "la situación actual de la problemática y sus consecuencias en el municipio".

La ONG intentó a principios de verano montar un campamento de acogida y emergencia en unos terrenos cedidos por la Autoridad Portuaria de Las Palmas en el polígono industrial de Arinaga.

Su plan, auspiciado por la Secretaría de Estado de Migraciones, era contar con un recurso de ese tipo con capacidad para albergar entre 800 y 1.000 personas. Sin embargo, cuando solo había comenzado a montarlo, tuvo que levantarlo por la oposición del Ayuntamiento de Agüimes (Gran Canaria), municipio al que pertenece Arinaga.

La red de acogida de Gran Canaria se encuentra en estos momentos desbordada por la constante llegada de pateras y cayucos, pero también por la necesidad de devolver a los ayuntamientos espacios que cedieron con ese fin durante el estado de alarma, pero que ahora necesitan, porque casi todos tienen uso escolar o deportivo.

Esa situación llevó el viernes pasado al Gobierno central a encargar a Cruz Roja que acondicionara un completo de apartamentos turísticos de Maspalomas para realojar a inmigrantes. En ese complejo, que estaba vacío por la crisis que vive en este momento el sector turístico, han sido hospedados ya 265 inmigrantes que hasta ahora estaban en las instalaciones de varios municipios que la Cruz Roja tiene que devolver estos días a los ayuntamientos.

El propietario de ese complejo, el empresario Domingo Espino, cuenta este domingo en el diario "La Provincia" que gracias a que sus apartamentos van a ser convertidos transitoriamente en un punto de acogida va a poder mantener 72 empleos.

"Íbamos a cerrar; no hay bolsillo que soporte los 90.000 euros de gasto que tiene este establecimiento al mes estando cerrado", asegura Espino, que precisa que los 265 inmigrantes alojados en su complejo permanecen en sus habitaciones, con "un comportamiento modélico", sin que se les permita por el protocolo de prevención sanitaria usar ni las piscinas ni el resto de zonas comunes.

El duende del fuego