Nuevos miradores en Artenara, Tejeda y Telde

Gran Canaria contará con seis nuevos miradores. Tres estarán ubicados en Artenara, dos en Tejeda y uno en Telde. La iniciativa corresponde al Cabildo como parte del Plan Territorial Especial del Paisaje incluido en el Plan de Ordenación Territorial de Gran Canaria.

Tras firmar los convenios con los ayuntamientos en los que se sitúa cada enclave comenzarán a ejecutarse las obras, cuyo coste asciende a 650.000 euros y tiene por objetivo dotar a la isla de miradores básicos que faciliten la contemplación y disfrute de enclaves naturales de especial belleza de la Isla.

A estas actuaciones, el Cabildo añade el acondicionamiento de un mirador en la Punta de La Mareta, en el litoral de Telde, que cuenta con una dotación presupuestaria de casi 40.000 euros.

¿Dónde estarán?
Uno es el mirador Cruz de Tejeda ubicado en el Parque Rural del Nublo, en la ruta desde el municipio de San Mateo por la carretera GC-15, que consiste en la adecuación de una plataforma ya existente con materiales naturales y que cuenta con un presupuesto de 240.000 euros.

Además, dos pequeños aparcaderos junto a la carretera GC-605 en la ruta desde Tejeda hacia Ayacata y Mogán serán habilitados con materiales que no causen impacto en el paisaje, obra valorada en 210.000 euros.

Junto a la carretera de Los Cofritos, que no aparece en los planos, el visitante del municipio de Artenara puede también apreciar parte del Parque Rural del Nublo y su incomparable paisaje desde una plataforma ya existente en la zona de Las Cañaditas y que será reformada para su uso como mirador básico por 50.000 euros.

Asimismo, en la ruta hacia Tamadaba por la carretera CG-216, el Cabildo acometerá la reforma de otro pequeño aparcadero para facilitar la parada y contemplación desde Mogaranes de la ladera oeste del parque natural, uno de los miradores más vistosos de la zona, que cuenta con un presupuesto de 37.000 euros.

Un tercer recodo de la misma carretera, hasta ahora consistente en una simple plataforma de tierra, será acondicionado como mirador básico en la zona de Los Ajos, desde la que pueden contemplarse el Roque de Faneque y parte de la costa oeste de Gran Canaria, obra valorada en 70.000 euros.