Rescate con final feliz en Gran Canaria

Dos policías han rescatado a una mujer que se había caído con su bebé, de año y medio, en un pozo de diez metros de profundidad en la localidad de Maspalomas, tras colarse por un agujero cuando paseaban a sus perros, según ha informado hoy la Jefatura Superior de Canarias.

Los hechos ocurrieron ayer por la tarde, pasadas las 18.00 horas, en un pozo situado en la parte trasera de las cocheras que tiene la empresa de guaguas Global en la localidad turística grancanaria.

Sobre esa hora, el 091 recibió la llamada de un ciudadano alarmado porque había oído gritos y sollozos que procedían del interior de una arqueta abierta en un parque de Maspalomas.

Los dos agentes que acudieron al lugar pudieron comprobar cómo desde el interior de un pozo para alumbrado o suministro de agua se oían los gritos de auxilio de una mujer y el llanto de un bebé.

Uno de los policías logró introducirse por el agujero, de unos cuatro metros de profundidad, y con la lámpara de su teléfono móvil pudo vislumbrar que la mujer y su bebé estaban en un túnel todavía más hondo, a unos diez metros bajo el suelo.

Al llegar hasta ellas, comprobó que no sufrían heridas graves y las acompañó para tranquilizarlas hasta que llegaran los bomberos, porque resulta imposible salir del túnel sin ayuda externa.

La mujer, de 40 años, y su niña, de 19 meses, fueron trasladadas por una ambulancia al Hospital San Roque Maspalomas, la primera con un traumatismo de gravedad moderada y la segunda solo con erosiones leves, según ha informado el 112 de Canarias.

La mujer contó a los policías que, tras caerse por el primer agujero con la niña, caminó por el túnel en busca de la salida, pero acabó deslizándose por otro hoyo de mayor profundidad.

La Policía destaca que, antes de retirarse del lugar, los dos agentes que participaron en este servicio localizaron a los perros que la mujer estaba paseando cuando ocurrió el accidente y se los entregaron a su pareja sentimental.