24 segundos de imbatibilidad

Javier Adolfo Zeoli Martínez (Uruguay, 1962) defendió la portería del CD Tenerife durante media temporada. En un tiempo en el que sólo se permitían tres extranjeros por equipo –y en un conjunto en el que el brasileño Guina y el panameño Rommel Fernández eran intocables– su fichaje le costó el puesto a Moulay Hachem El Gharef, un marroquí que se había ganado el afecto del Heliodoro. Además, su condición de guardameta obligaba a colocar en el banquillo al nacionalizado Eduardo Belza, uno de los héroes del ascenso logrado meses antes.

El hecho de mandar al banquillo a Belza y dejar sin ficha a El Gharef hizo que fuera recibido con reticencias por la afición. En un club convulso por estar inmerso en un proceso pre-electoral, la medida fue considerada como impopular. Y su trayectoria tampoco invitaba a generar confianza. Era uruguayo como Belza y, aunque había sido 14 veces internacional por su país, no tenía experiencia en Europa. Sus siete cursos en el Danubio de Montevideo (el tercer equipo del país, pero muy por detrás de Nacional y Peñarol) no eran garantía suficiente.

Javier Pérez, como siempre en estos casos, fue el encargado de disipar dudas. “Con este portero nos van a marcar muy pocos goles”, dijo el presidente del que entonces era el segundo equipo más goleado de la Primera División, con 27 tantos recibidos en 17 jornadas. Las palabras de Pérez bastaron para que la desconfianza se convirtiera en expectación. Y para que se incidiera en su presencia como titular indiscutible en la Copa América de 1989, cita en la que Uruguay llegó a la final tras derrotar (2-0) en la fase final a la Argentina de Maradona.

Y Zeoli fue el baluarte de su equipo en la finalísima ante el Brasil de Bebebto y Romario. Uruguay perdió (1-0) con 148.068 espectadores en las gradas, pero Zeoli salió reforzado. Apenas diez mil personas había el domingo 7 de enero de 1990 en el estreno de Zeoli en España. Fue en el Ramón de Carranza y ante un Cádiz que compartía la zona de promoción con el Tenerife que entonces dirigía Vicente Miera. El técnico cántabro alineó esa tarde a: Zeoli; Isidro, Quique Medina, Hierro, Revert; Toño, Guina, Víctor, Luis Delgado; Felipe y Rommel.

ImageZeoli Martínez defendiendo la portería del CD Tenerife

En el Cádiz no sobraban las estrellas. 'Mágico' González había protagonizado una de sus habituales desapariciones y el entrenador, David Vidal, se apoyaba en la solidez de veteranos como Juan José y Carmelo, conocidos como 'Sandokán' y 'el Beckenbauer de la Bahía'. Pero en ataque no había nada que pudiera inquietar al imbatible Zeoli. Así que, con mucha confianza, el Tenerife sacó de centro y se dispuso a sumar su primera victoria del curso como visitante. A los 24 segundos perdía 1-0. Zeoli no había tocado el balón y ya había recibido un tanto.

Se lo hizo el húngaro Lajos Schroth, que debutaba ese día. También tardó 24 segundos en marcar su primer gol en España. Sería el último. Mientras, Zeoli sólo jugó 15 partidos en el fútbol español, en los que recibió 23 goles. Una lesión en Balaídos le sacó del once. Y su convocatoria con Uruguat para disputar el Mundial de Italia 90 hizo que no jugara la promoción ante el Deportivo. Belza fue uno de los héroes en aquella cita.