¿Son diferentes los síntomas del infarto entre hombres y mujeres?

Las mujeres tardan más en identificar que están sufriendo un infarto que los hombres. Concretamente, necesitan unos 15 minutos más para darse cuenta de la gravedad de la situación. Muchas no llegan nunca a imaginarse que lo que padecen es un infarto, por lo que obtendrán ayuda médica, en ocasiones, demasiado tarde.

¿Qué motiva este retraso tan vital a la hora de salvar sus vidas?
El Observatorio Regional Bretón sobre el Infarto de miocardio (ORBI), especifica que aunque las mujeres sufren menos infartos que los hombres, ellas tienen peor pronóstico, posiblemente debido a estos retrasos en el diagnóstico de la patología y a estrategias de restauración del riego sanguíneo menos agresivas. En consecuencia, las estadísticas muestran que en nuestro país hay 10.000 fallecidas más que hombres por causa de las enfermedades cardiovasculares.


En nuestro país hay 10.000 fallecidas más que hombres por causa de las enfermedades cardiovasculares


¿Son tan diferentes los síntomas entre hombres y mujeres?
Según el cardiólogo coordinador de la Unidad de Coronarias del Hospital Universitario de Canarias (HUC) Martín García González, las manifestaciones de las enfermedades en la mujer son discretamente diferentes a las del hombre. Esto es debido a numerosas causas (psicológicas, ambientales, etc.) y destaca, por ejemplo, el comportamiento reticente de la mujer a la hora de solicitar ayuda médica.

"En las generaciones actuales no sucede tanto, pero las mujeres de las anteriores aguantaban mucho más las molestias o el dolor, no buscaban ayuda e ignoraban los síntomas, mientras que los hombres se suele decir que son más quejicas en este aspecto”, matiza García González.

Esta actitud hace que las mujeres acudan más tarde a consulta por una enfermedad y que las mismas puedan haberse agravado, por lo que el tratamiento no será tan eficaz. De hecho, los diagnósticos erróneos o tardíos incrementan el riesgo de fallecimiento.

Sin embargo, García González niega la asunción de que los únicos síntomas del infarto que se divulgan sean los propios de los hombres, ni que los mismos sean utilizados como patrón de referencia a la hora de enseñar Medicina, tal y como se ha denunciado recientemente.

El cardiólogo admite, por contra, que a las mujeres se les aplican menos terapias y que existen diferencias en los tratamientos que se aplican para el manejo de la enfermedad (suelen ser menos agresivos, con menor número de cateterismos o con una menor rehabilitación cardiovascular, por ejemplo). “De alguna manera, hay un sesgo sexista con respecto al hombre”, reconoce.

Image

Los síntomas del infarto son iguales entre sexos, no así su percepción |IMAGEN DE LA RED

Diferencias
Según defiende el experto, con respecto a los síntomas no existen diferencias entre sexos, aunque sí en su percepción, donde sí puede haber oposiciones substanciales en su descripción.

En el caso del infarto agudo de miocardio, las manifestaciones de la enfermedad son atípicas en el caso femenino. “Lo que sucede es que los síntomas se interpretan de otra manera. Aquí influye el arte del médico, la pericia profesional, el historial, los síntomas, etc.”, afirma el experto.

A su juicio, es fundamental que el profesional empatice con la paciente e interprete adecuadamente los síntomas en función de la edad y los factores de riesgo que la rodean. "Es todo un conjunto", insiste.

Con respecto a manifestaciones atípicas, el médico debe estar alerta en el caso de que la paciente sea mujer porque por edades hay diferencias. En los varones, existen patologías más frecuentes a partir de los 55 años que, en el caso de las mujeres, se manifiestan más tarde, sobre los 65 o 70 años. Las causas son, principalmente, de tipo hormonal, pues tras la menopausia prevalecen enfermedades cardíacas que no padecían hasta ese momento.

Antes, las mujeres están parcialmente protegidas por los estrógenos fisiológicos. Tras la menopausia, los niveles de colesterol y la tensión arterial tienden a alterarse, por lo que el riesgo de enfermedad coronaria aumenta. De ahí la importancia de que la mujer se cuide más y acuda a su médico ante síntomas inusuales. Ser consciente de estas diferencias les puede salvar la vida.

El #corazón de la #mujer es vulnerable a infarto debido a una alteración en las funciones de los estrógenos. +Info: https://t.co/62Wme2CxtD pic.twitter.com/dkqs5sqtOO

Síntomas del infarto

El infarto agudo de miocardio se debe a la falta de riego sanguíneo de una zona del músculo cardíaco (miocardio) que se produce al obstruirse una de las arterias coronarias, lo que provoca una angina de pecho. Si no se soluciona la obstrucción, el tejido cardíaco muere. En ese caso, estarás sufriendo un infarto.

Los síntomas suelen incluir un dolor opresivo en el centro del pecho o estómago, que puede irradiarse al brazo izquierdo o a ambos, además de al cuello, mandíbula y/o espalda. Aparte, suele aparecer sudoración, náuseas y dificultad respiratoria.

Las diferencias entre hombres y mujeres se centran en la percepción y descripción de los síntomas. Así, las féminas presentan una mayor variedad, lo que inicialmente dificulta el diagnóstico. Entre ellos, destaca la fatiga inusual, la dificultad respiratoria, el sudor frío o el dolor epigástrico.

Factores

  • Los principales factores que predisponen a un infarto son la edad, el colesterol, la diabetes, la hipertensión arterial, el tabaquismo y la obesidad. 
  • Si eres mujer, el riesgo aumenta si combinas el tabaco y la ingesta de anticonceptivos orales. El sobrepeso y la falta de actividad física son también factores de riesgo muy prevalentes en mujeres.