14 detenidos al desarticular grupo criminal de venta de droga en Tenerife

La Guardia Civil ha detenido a catorce personas y desarticulado un grupo criminal dedicado a la venta de sustancias estupefacientes en el norte de Tenerife, que al parecer estaba liderado por un clan familiar.

Los detenidos son trece hombres y una mujer, de los que tres ya han ingresado en prisión, y en la operación se han incautado 297 gramos de cocaína, 1.200 gramos de cogollos de marihuana, 56 gramos de MDMA en roca, 100 gramos de hachís, 19 gramos de pastillas éxtasis y 14.030 euros en efectivo, informa la Guardia Civil en un comunicado.

La investigación comenzó a final de 2018 tras obtener las primeras informaciones que indicaban la presencia de un grupo criminal asentado en la zona norte de la isla, con capacidad suficiente para distribuir al menudeo sustancias estupefacientes, principalmente cocaína y hachís, en la zona de Camino de Chasna-Benijos, perteneciente al municipio de La Orotava.

Allí residía el clan familiar formado por dos hermanos y la pareja sentimental de uno de ellos, así como otros integrantes del grupo.

La investigación comenzó a final de 2018 tras obtener las primeras informaciones que indicaban la presencia de un grupo criminal asentado en la zona norte de la isla

Con el avance de las investigaciones y bajo la tutela del Juzgado de Instrucción número 5 de La Orotava y la coordinación de la Fiscalía Especial Antidroga de la Audiencia Provincial de Tenerife, se pudo conocer que otros miembros de la organización se ubicaban en Santa Cruz de Tenerife y Puerto de la Cruz, desde donde se organizaban para proporcionar la infraestructura necesaria para realizar el tráfico de sustancias estupefacientes entre los residentes de la zona alta de La Orotava.

En febrero de 2020 se tuvo conocimiento de que los líderes de la organización se disponían a realizar la compra de una cantidad importante de cocaína, lo que finalmente no se produjo debido a las negociaciones frustradas que realizó uno de los componentes del grupo criminal.

A final del mismo mes se solicitaron los mandamientos de entrada y registro en tres domicilios, así como en un bar restaurante del barrio de Chasna regentado por uno de los hermanos del clan familiar, donde se realizaba venta al menudeo de sustancias estupefacientes y fueron detenidas cuatro personas acusadas de un delito de tráfico de drogas y otro de pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos se enfrentan a penas que podrían alcanzar hasta los 9 años de prisión debido a los graves daños derivados de la nocividad de las sustancias intervenidas, así como por la pertenencia a un grupo criminal.