Las 10 herramientas digitales que te harán crecer 4

Las 10 herramientas digitales que te harán crecer (capítulo 4/10)

La importancia (o no) de tener un sitio web


Parece escrito en las estrellas que para triunfar en la red hay que tener una web y, además, ésta tiene que ser muy bonita. A quienes piensen así les digo que tendrían que haber visitado la antigua web de Mercadona. No era la mejor del mundo, pero el negocio ha funcionado.
Así que, una vez más, insisto en que en la publicidad digital no hay reglas pre establecidas. Sólo hay múltiples herramientas, y sólo hay que saber elegir cuáles se adaptan mejor a cada marca, a cada negocio.
Hace no mucho hablaba con mi amigo Luís acerca de su disertación en el Forum Be Smart bajo el título “Tu web apesta”, en la que explicaba todos aquellos errores más comúnmente cometidos a la hora de concebir un sitio web. Y el primero es basarse en la web de la competencia, ya que con esta práctica sólo repetimos los mismos errores que ellos están cometiendo. 
La verdad es que en muy poco puedo oponerme al criterio de Luís, todo un experto en el desarrollo de sitios web verdaderamente complejos, pero mi ambición aquí no es otra que exponerte algunos consejos para desarrollar un sitio web que cumpla con sus objetivos. Sin más. Véase:
1. Tu web es como una casa. Y como tal necesita buenos cimientos. Empieza a concebir tu web en base a tres variables:
  a) Objetivos. ¿Tu casa es residencia habitual o casa de vacaciones? Tu web es igual: ¿la quieres para vender? ¿para ampliar información? ¿para provocar el contacto? ¿para generar tráfico…?
  b) Imagen que deseas transmitir: ¿Qué prefieres? ¿Una entrada elegante? ¿O un jardín trasero funcional? Plantéate lo mismo con tu web ¿Quieres impactar? ¿O una potente herramienta de gestión? ¿O ambas cosas?
  c) Presupuesto: ¿Cuánto te quieres o cuánto te puedes gastar? Fija un precio (realista) y trata de ajustarte a ello.
2. Olvídate del diseño. Piensa en los planos primeramente. ¿Qué caminos va a seguir la gente? En una web, el árbol de navegación es fundamental. Una buena concepción de este árbol puede guiar a los visitantes a través de tu web hacia las estancias donde quieras que lleguen, y se queden. Un buen diseño del árbol de navegación suele conseguir visitas más duraderas y una media de páginas vistas superior.
3. Organiza la información. Facilita la intuición a lo largo de toda tu web con menús y submenús claros.
4. Y no la dupliques. O vendrá Google y la esconderá en los últimos resultados de búsqueda. (Pulsa aquí para leer más sobre el posicionamiento SEO)
5. Y no te pases con el texto. Seguro que tienes mucho que contar acerca de tus productos o tus servicios, pero trata de priorizar aquello realmente importante. Un exceso de texto provoca abandonos, seguro. Combina texto con imágenes. 
6. Acuérdate del diseño. No, no es una contradicción con el punto 2. Pero para llegar a esta fase has de pasar antes por las anteriores. Ahora sí es el momento de pensar en el diseño web. Si quieres vender tus productos preséntalos de forma atractiva. Intenta mostrar a gente utilizándolos. Tus fotos deben tener calidad suficiente, iluminación y color. Recuerda que no sólo vendes productos, también experiencias. Lo mismo es aplicable a servicios. Procura mostrar siempre gente feliz en esa tarea. ¿Cuántas veces habremos visto un anuncio de casas en venta con imágenes oscuras? La imagen es el mayor motivador de compra (con permiso del vídeo y la prescripción).
7. Sé permeable a las críticas. Si acudes a un profesional, toma en cuenta sus consideraciones. Si tienes la web lista para publicar, envíala antes a amigos y conocidos (no aduladores). Que te digan lo que cambiarían, y piénsalo. Tu implicación en el proyecto no significa que no te equivoques. Puedes tener la percepción de tu proyecto un tanto alterada y otros pueden ayudarte a verlo.
8. Publicar la web no es el final del camino. Al contrario, es el inicio de un nuevo camino: el del análisis y la mejora. Volviendo al símil de la casa (te prometo que es la última vez) si construyes una casa y la abandonas, lo más seguro es que al año estén las paredes llenas de grafitis, las ventanas rotas, etc. 
Tranquilo/a, nadie va a ocupar tu web, pero el tiempo pasa inexorablemente, también en la red. Para que tu web sea realmente competitiva, debes analizar el comportamiento de los visitantes, realizar mejoras en base a ello, actualizar contenido, diseños, etc.  
No es sencillo, la verdad. Hacer un site puede ser un verdadero quebradero de cabeza. En ArtefactoDigital hemos tenido clientes que han llegado a nosotros después de cometer todos estos errores y sin llegar a lograr la utilidad de su sitio web. Y en ocasiones vemos más eficiente demoler la casa y empezarla de nuevo (vaya, lo he vuelto a hacer). Por eso a veces es importante parar, alejarnos un poco, y mirar las cosas con perspectiva. Para alinear los objetivos con los proyectos y que estos cumplan la función para la que han sido concebidos.